Menú Buscar
Coches en un peaje de una autopista, cuya concesión termina entre este año y 2021 / EFE

El Gobierno anuncia el fin de los peajes de las autopistas cuando terminen las concesiones

La decisión de Fomento afecta directamente la AP-1, la AP-2, la AP-4 y la AP-7, cuyas adjudicaciones vencen entre este año y 2021

3 min

José Luis Ábalos, el ministro de Fomento del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, ha anunciado la primera medida relevante en infraestructuras. Se trata del fin de los peajes en las autopistas una vez termine su concesión. Esta decisión afectará directamente a la AP-1, la AP-2, la AP-4 y la AP-7, cuyas adjudicaciones acaban entre este año y 2021.

En una entrevista en El País, Ábalos anunció la medida que, en concreto, tendrá efecto sobre el tramo entre Burgos y Álava de la AP-1, de 84 kilómetros. Su concesión vence el 30 de noviembre. En el caso de la AP-7 –entre Alicante y Tarragona– y la AP-4 –entre Sevilla y Cádiz–, el contrato estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2019. En conjunto, suman 468 kilómetros.

Demanda de los independentistas y Compromís

El 31 de agosto de 2021 termina el de la AP-2 entre Zaragoza y la AP-7, y el de la AP-7 entre Tarragona y La Jonquera y Montmeló y El Papiol. Estos tramos añaden 479 kilómetros de autopistas a la ecuación, aunque la decisión sobre mantener o no estos peajes dependerá del nuevo Gobierno que se forme tras las elecciones generales.  

Precisamente liberar las autopistas de los peajes es una de las demandas que hicieron el PDeCAT, ERC y Compromís a Pedro Sánchez antes de ofrecerle su apoyo en la moción de censura que lideró contra Mariano Rajoy. De hecho, el Govern de Puigdemont aseguró en su momento que las autopistas C-32 del Maresme y C-33 del Vallès serían gratuitas a partir de 2021, al terminar su concesión.

Auditoría de costes  

El ministro de Fomento también ha anunciado que se llevará a cabo una auditoría de costes en las nueve autopistas de peaje que quebraron y que el Estado rescató, además de revisar los plazos de la relicitación. El concurso estaba previsto para la segunda mitad de año. Antes de esto, asegura Ábalos, hay que establecer los costes que tendrá en las cuentas públicas, que no coinciden con las cifras que facilitó el Gobierno de Rajoy.

También revisarán la información del anterior Ejecutivo con respecto a las inversiones millonarias previstas en carreteras y trenes. El objetivo, afirma Ábalos, es “no paralizar ni demorar nada”. Entre estos proyectos se encuentran la compra de trenes para Renfe y las líneas del AVE de Adif.