Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jaume Roures, cofundador y presidente ejecutivo de Mediapro / EP

El FBI tilda de "codicia pura" el 'caso sobornos' que implica a Mediapro en EEUU

El Departamento de Justicia reparte indemnizaciones por valor de otros 90 millones a los afectados de la trama de corrupción que afecta al grupo de Jaume Roures

5 min

El FBI ha descrito como "pura codicia" el caso sobornos que afecta a Mediapro en Estados Unidos. La opinión del investigador del Departamento de Estado llega cuando este mismo ente ha aprobado una compensación adicional de 92 millones de dólares (87 millones de euros al tipo de cambio actual) a las víctimas de la trama criminal en la que participó la matriz del grupo de Jaume Roures en el país. 

Lo ha explicado la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York en un comunicado público, nota en la que detalla que el resarcimiento se repartirá entre el organismo de gobierno del fútbol mundial, la Concacaf de Suramérica, la Conmebol, federación rival, y "diversas federaciones nacionales". La cantidad entregada serán los citados 87 millones de euros, que se suman a pagos anteriores hasta sumar 201 millones de dólares (192 millones de euros). 

"Contra la corrupción"

Según el Ministerio Público, el montante se enmarca en la voluntad de Estados Unidos de investigar y perseguir la corrupción el el fútbol mundial. Fiscalía recuerda que por el momento hay 50 personas físicas y sociedades de 20 países imputadas por el caso sobornos

El ente que dirige Breon Peace recuerda que la indemnización llega después de "el ofrecimiento de pagos y sobornos por parte de empresas de marketing deportivo a diversos altos cargos a cambio de los derechos televisivos y de marketing de diversas competiciones de fútbol". Asimismo, la trama incluía "el lavado" de dichas transferencias monetarias ilícitas. 

Bienes incautados

Se enfatiza que los 87 millones de euros inyectados a las víctimas de la trama criminal "se dedicarán al deporte". El propio fiscal Peace ha hecho hincapié en que "desde el inicio del caso", que afecta a la matriz de Mediapro en EEUU, su prioridad ha sido "resarcir a las víctimas". 

Para ello, el ente "ha usado todas las herramientas a su alcance para incautar bienes a los autores" y utilizar estos bienes para indemnizar a los afectados. 

FBI: "Fue codicia pura"

A su vez, Michael J. Driscoll, director adjunto de la oficina de Nueva York del FBI, ha recordado que el caso sobornos implicó un "volumen inenarrable de dinero que circuló entre directivos corruptos y empresas privadas en una añagaza de tamaño colosal". El mismo alto cargo se ha mostrado "satisfecho" por el hecho de que el Departamento de Justicia haya incautado bienes y los haya canalizado a las federaciones que sufrieron el envite de los ejecutivos corruptos. 

"Los activos congelados se dedicarán a los colectivos que necesitan apoyo, como la promoción del fútbol entre las mujeres y los niños". Driscoll ha concluido que "se trata de la única buena noticia de la codicia pura que ha destapado esta investigación". 

Un confundador de Mediapro, imputado

Cabe recordar que el caso sobornos es una investigación judicial que trata de dilucidar las responsabilidades de una trama criminal de directivos del sector audiovisual que sobornaron a directivos de federaciones de fútbol en Suramérica a cambio de conseguir derechos de retransmisión de partidos de las selecciones nacionales de este país. La trama, derivada del caso Fifagate, salpica a medio centenar de personas y empresas. 

En el caso de Mediapro, está investigado en rebeldía Gerard Romy, cofundador de Mediapro con Jaume Roures y Tatxo Benet. Lo está en rebeldía, como explicó este medio, pues Estados Unidos le considera fugado. Cree Fiscalía que Imagina US, filial de la cabecera del conglomerado catalán, participó en el esquema criminal de forma abierta. Por el momento, el holding de Roures ha admitido solo un soborno vía Panamá y ha pagado 21 millones de euros para cerrar el caso. La Fiscalía del distrito Este de Nueva York lo ha reabierto y mantiene activa la investigación.