Menú Buscar
Casa Rural Laguna de Uña / CG

En coche, a una casa rural y sin salir del país: así se prepara el turismo nacional para el verano

El asueto de proximidad ‘post Covid-19’ da cierto optimismo a concesionarios, autopistas y estaciones de servicio

10 min

España se prepara para la nueva normalidad. Aunque todavía falte mucho para poder ver imágenes que nos parecían rutinarias hace meses, los españoles ya piensan en las vacaciones de verano para desconectar de un duro inicio de año. El turismo también cambiará de forma drástica y nuestras preferencias van a ser otras. 

Los viajes al extranjero van a tener que esperar, por lo que el turismo dentro de nuestras fronteras, algo que ya se fomenta desde las patronales y el Gobierno, será la única vía de escape. Y las vacaciones en la playa nada tendrán que ver con las que disfrutamos el año pasado. 

Turismo rural

Los hoteles y las playas tardarán en recuperar su normalidad y los movimientos de larga distancia van a resultar difíciles, por lo que el turismo de cercanía y el turismo interior y rural ya experimentan incrementos en las reservas. “Hemos recibido muchas llamadas y las reservas se empiezan a acumular”, recalca el dueño de Fincas Liarte, un complejo de casas rurales en plena Región de Murcia. 

El auge del turismo rural a consecuencia del coronavirus trae consigo un empujón a la España Vaciada. “Tenemos ilusión de que la España olvidada pueda ser reclamo de turismo, a pesar de que sea por una consecuencia negativa”, señala la presidenta de la Asociación Española Contra la Despoblación, Lidia Díaz. La portavoz subraya que “estamos ante la oportunidad de conocer los territorios desconocidos” que están a escasos kilómetros de nuestras casas.

Reservas hasta septiembre

“Tenemos todos los meses de verano al 90%”, apunta Ainara Vallés, propietaria de la Casa Rural Laguna de Uña. Las agendas de las casas rurales han visto cómo se pueblan de nombres debido a las restricciones de movilidad. Lo mismo sucede en el complejo L´Avenc de Tavertet. “La gente está desesperada, quiere buscar algo de relax tras pasar muchas horas en los pisos durante la reclusión”, comenta Tammy Abey, propietaria del negocio. 

Abey matiza que los clientes están mucho más receptivos a los cambios y modificaciones en las condiciones: “Antes era impensable decir que la piscina u otra parte no podrían ser utilizadas. La cosa ha cambiado, desafortunadamente, pero los clientes lo entienden a la perfección”. Ainara Vallés cuenta que las llamadas también se suceden para entender las modificaciones en los contratos. El complejo de la localidad conquense de Uña, al igual que el resto del sector, es mucho más flexible con las cancelaciones debido al estado de alarma y devuelve sin costes posibles modificaciones. 

Con muchas precauciones

Los clientes se preocupan por la desinfección y el cuidado de las instalaciones. Algo para lo que el turismo rural también se prepara. Vallés y Gómez han aumentado la seguridad higiénica, han habilitado material desinfectante en todas las zonas de las casas y cumplen a rajatabla las indicaciones de Sanidad. “Ahora sólo recibimos a una persona para enseñar la casa, las llaves las entregamos en una bandeja y el DNI lo pedimos por foto. Utilizamos un boli por cada vez que firmamos el contrato y dejamos 24 horas sin ocupación cada estancia”, revela Ainara. 

La España Vaciada ve un gran potencial en el turismo rural, pero avisa de las precauciones a tomar para evitar contagios entre la población. “En los pueblos del interior de España, la edad media es alta y son población de riesgo. Queremos recalcar que todos los turistas son bienvenidos, pero debemos cuidar las medidas de higiene”, avisa Lidia Díaz. “En nuestro caso, facilitamos a los clientes guías de buenas prácticas para que se respeten las distancias y las recomendaciones”, narra Ainara Vallés.

Más seguridad en las casas rurales

“Estamos preparados porque nuestro espacio es mayor”, cuenta el propietario de Fincas Liarte. Las casas rurales se han convertido en reclamo por el menor índice de contacto con el resto de población. “Tenemos las áreas divididas y podríamos tener un plan específico de horarios en caso de que las piscinas o la zona de juegos no se puedan compartir”, afirman desde la propiedad murciana.

En el complejo de Uña (Cuenca) van más allá y contactan con los clientes para ofrecer su batería de pasatiempos como libros o juegos, que ahora se guardan fuera del apartamento para que no estén en contacto con los diferentes clientes. “Nosotros les damos los juegos, libros o películas que quieren, luego los ponemos en cuarentena”, arguye Ainara. Estas medidas, y el menor contacto, son algunas de las razones por el cambio de preferencias.

Un turismo nacional

“Todas las llamadas son de personas que viven en España. Desde el 11 de mayo, las llamadas se suceden”, cuenta Abey. Los españoles optarán por un turismo diferente mientras que el extranjero, que deja unos 92.000 millones de euros, según el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, se ha paralizado.

L´Avenc, que tiene un alto porcentaje de turistas extranjeros, detalla que todas las llamadas foráneas recibidas son para cancelaciones, sobre todo de personas anglosajonas.

Más casas con piscinas

Hay otro sector en auge. El de las casas con piscina. Según cuenta Housfy en una entrevista en El Independiente, se ha registrado un aumento de alquileres de casas costeras con piscina en detrimento de un hotel o de un viaje al extranjero.

En este sentido, Ainara Vallés cuenta que muchos son los clientes que llaman preguntando por la piscina y reclamando otras recomendaciones de casas rurales que tengan este extra. 

Movilidad y autopistas

Y con un turismo nacional, las carreteras españolas se preparan para incrementar el tráfico tras meses con una circulación por debajo del 10%. De hecho, en un reportaje realizado por El Español, se ve que el aumento del tráfico rodado y el uso del coche ya rozan el 50% del nivel previo al confinamiento.

Con el aumento del turismo interior, las gestoras de carreteras piensan que el impacto económico podría amortiguarse. Recientemente, el consorcio de concesionarias resaltó que la movilidad interna durante el verano puede reforzar el turismo nacional en caso de que los datos de contagios lleguen a niveles muy bajos.

Estaciones de servicios y concesionarios

Además de que el turismo será interior, las autoridades sanitarias han sostenido que el coche es el medio más seguro para no contagiarse. Si se toman las recomendaciones del Gobierno, todo hace indicar que el vehículo privado se utilizará más que el autobús, el tren o el avión, por lo que las estaciones de servicio también podrían aprovecharse del tirón del turismo rural y de interior. “Ojalá y sea así, aunque será imposible recuperar las pérdidas”, se lamentan desde la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicios.

No obstante, ya se preparan para recibir a los clientes. “Extremaremos precauciones ante la afluencia de público. Se deberán reforzar las medidas de seguridad, habrá cristaleras, por ejemplo. Debemos remar todos en la misma dirección”, cuentan desde la asociación.

Los concesionarios, otro sector favorecido

Los concesionarios que están en las provincias de la fase 1 ya han abierto sus puertas. Tal y como contó Crónica Global, el sector prepara grandes descuentos en la adquisición de automóviles.

Con la llegada del verano, el sector ve una buena oportunidad para renovar la flota, atisbando un turismo nacional.