Menú Buscar
Imagen de la Fábrica Moritz, el centro gastronómico de la cervecera que convoca junta de accionistas / MORITZ

Cervezas Moritz convoca su cuarta junta sin el director general independentista

La compañía intenta superar los números rojos con un giro en su estrategia y asegura que la plaza ha sido asumida por el presidente del grupo

24.05.2018 00:00 h.
3 min

El consejo de administración de Cervezas Moritz ha convocado para el próximo 25 de junio la junta general ordinaria de accionistas. Una reunión en la que se dará cuenta de la situación económica del grupo y que, por cuarto año consecutivo, tendrá lugar sin director general.

La empresa fundada por la familia Roehrich, descendientes de Louis Moritz, expulsó sin contemplaciones a Albert Castellón en 2016. Dos años antes fue despedido como director general, aunque mantuvo su vinculación con la compañía como "asesor estratégico". La salida definitiva se explicó por una larga sucesión de desavenencias por el balance de la gestión y por la acumulación de un rosario de pérdidas que alcanzan los 21,7 millones de euros.

Quebrantos acumulados

Los números rojos hubieron de compensarse con sucesivas aportaciones de capital de los accionistas aragoneses, que se elevan a 25,2 millones. Además, las pérdidas no se consiguieron superar. La cervecera sufrió un boquete de tres millones al cierre de 2016, los últimos datos que se han publicado y que contaban con el beneplácito de la junta. La facturación de ese ejercicio pasó de 17,8 a 19,2 millones, aunque la mejora en las ventas no tuvo su reflejo en el resultado final.

Fuentes cercanas a la compañía aseguran que la tendencia se mantiene, aunque en esta ocasión no se pedirá más aportaciones para otro refuerzo del capital. Con la salida del polémico Castellón se intentó remediar la identificación de la marca con el independentismo que se había promulgado hasta la fecha para conseguir un hecho diferencial con otras cervezas made in Barcelona. Un giro en la estrategia de marketing con la que se esperaba ganar adeptos y, al final, poder vender más.

Plaza amortizada

Pero en los cuatro años transcurridos desde que se despidió al director general no se ha encontrado al gestor ideal para este proceso. Fuentes de la compañía aseguran que el cargo de primer ejecutivo se ha amortizado y que las responsabilidades ejecutivas las ha asumido el presidente del consejo de administración, Eduardo Roehrich Saporta.

Éste es el máximo exponente de la familia fundadora. Sus responsabilidades en Moritz son las mismas que mantiene en La Zaragozana y New Camba, las otras dos sociedades que ejercen de cabeceras del grupo cervecero. Las dos han convocado sus correspondientes juntas de accionistas antes de que concluya junio. Pero, en su caso, el día 28 y en Zaragoza. La capital de Aragón es la sede de todo el conglomerado de la familia Roehrich.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información