Menú Buscar
Los trabajadores de Cacaolat este martes durante la huelga que ha mantenido paralizada la compañía / CGT

Los trabajadores de Cacaolat desconvocan la huelga tras seis días de paro

Aceptan la propuesta de mediación que propone un nuevo calendario laboral para el grupo en 2019

08.01.2019 20:37 h.
4 min

La plantilla de Cacaolat ha decidido este martes pasadas las ocho de la tarde acabar con una huelga que ha mantenido paralizada la factoría de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) durante seis días. La asamblea de trabajadores ha decidido por mayoría aceptar la propuesta de mediación que horas antes había puesto sobre la mesa los responsables de la Inspección de Trabajo.

El documento que fija el nuevo calendario laboral para 2019 se queda a medio camino entre las pretensiones del comité de empresa y de la dirección de la empresa, encabezada por Enric Crous. Los representantes de CCOO, UGT, USOC y CGT, los sindicatos con representación en la compañía, habían firmado el principio de acuerdo por la mañana, pero requerían el visto bueno del resto de la plantilla para acabar con el freno en la producción. 

Motivos del conflicto

Por este motivo se ha convocado una asamblea de trabajadores que ha empezado alrededor de las seis de la tarde. La conclusión final es que se trataba de un acuerdo beneficioso para todos. El conflicto laboral en la empresa que Cobega y Damm se reparten al 50% estalló tras el anuncio de la cúpula de que se debían trabajar todos los fines de semana de las vacaciones de verano y de Navidad. 

Un trabajador en una línea de producción de la planta de Cacaolat en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona), ahora parada por la huelga indefinida / CACAOLAT

Un trabajador en una línea de producción de la planta de Cacaolat en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) / CACAOLAT

Los trabajadores alegaron que esta libranza se contemplaba como una de las medidas sociales del convenio de Cacaolat. Explicaron que en 2018 ya renunciaron a este derecho para responder a la mayor demanda de la producción, algo que consideran muy bueno para su futuro laboral, pero se negaban a que ocurriese por segundo ejercicio consecutivo. Su exigencia era clara: si se requería más fuerza laboral, se deberían contratar a más personas. La empresa se negó de frente a este extremo, pero al final ha cedido para recuperar de nuevo la paz laboral. 

Problemas de suministro

Seis días con las instalaciones de Santa Coloma de Gramanet paradas se ha traducido en problemas de suministro. Tanto en la parte de restauración como en la de supermercados, indican fuentes de la parte sindical. Los portavoces de Cacaolat han declinado hacer ningún comentario de la huelga desde que se inició el 3 de enero. 

La planta catalana cuenta con tres líneas de producción. En la primera se fabrican envases de cristal, los que se venden en su mayoría en bares y restaurantes; la segunda está dedicada a los tetrabrik que se venden en los supermercados y la tercera a los envases de plástico, cuyo fin es el mismo canal comercial. Salen de la fábrica tanto los batidos de chocolate que dan nombre a la marca como leche. 

Servicios mínimos

Los servicios mínimos que se decretaron durante la huelga fueron de un trabajador en cada una de estas partidas durante todos los turnos laborales. Su principal objetivo era evitar que se dañaran los productos perecederos y garantizar la salubridad de las instalaciones. Algo que los mismos interlocutores aseguran que se ha mantenido en los seis días en los que el centro ha estado paralizado.

A partir de las seis de la mañana de este miércoles, los trabajadores deberán retomar la actividad para poder recuperar el tiempo perdido y cubrir todas las demandas de Cacaolat. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información