Menú Buscar
Vista del paseo de Santa Coloma en Sant Andreu (Barcelona) donde se habría producido la muerte del hombre / GOOGLE

Los vecinos queman la casa de un presunto asesino en Barcelona

El hombre habría matado a tiros a un residente del barrio de Baró de Viver de la capital catalana como resultado de una presunta disputa entre clanes

3 min

Los vecinos de Baró de Viver parecen haberse tomado la justicia por su mano. Un grupo de residentes de esta zona del distrito de Sant Andreu, en Barcelona, han quemado la casa de un hombre que, presuntamente, habría matado a otro de un tiro durante la noche del sábado. 

El suceso ha tenido lugar después de una concentración de rechazo contra este crimen, que se produjo en el paseo de Santa Coloma sobre las 22.00 horas, según han comunicado los Mossos d'Esquadra esta mañana. Los indicios apuntan que tanto el asalto y disparo a la víctima como el incendio de la vivienda del sospechoso están relacionados con disputas internas entre familias instaladas en la zona. 

Amigos y familiares de la víctima

Durante esta mañana, un grupo de unas 150 personas entre vecinos, amigos y familiares de la víctima se ha reunido en la plaza de Baró de Viver como muestra de repulsa contra el asesinato, según publica El Periódico. Los presentes en la concentración han indicado que la familia del supuesto culpable tenía rencillas con la del hombre que perdió la vida el sábado. Además, contaban con diversas denuncias por agresiones y amenazas contra varios miembros de ella.

Han mantenido un minuto de silencio en recuerdo del fallecido en el lugar donde fue tiroteado y, una vez terminado, un grupo se ha dirigido hacia la casa del vecino al que culpan de la muerte. 

Asalto a la vivienda

Los allegados de la víctima han entrado en el interior de la casa, que se encontraba vacía. Han comenzado a romper aquello que se encontraban, han sacado los muebles a la calle y han prendido fuego a la estancia. Poco después se han personado varios agentes de los Mossos --algunos de ellos, antidisturbios-- y de los bomberos. 

La policía catalana ha declarado no haber realizado ninguna detención relacionada con el asesinato, ni tampoco nadie se ha personado ante ellos reconociendo el crimen. Apuntan que, en el colectivo social al que pertenece el presunto agresor, la práctica habitual pasa por entregarse o por huir para evitar ser detenido. Fuentes del barrio aseguran que la familia ha desaparecido del lugar.