Menú Buscar
Policía local en Premià de Dalt (Barcelona), el primer pueblo catalán patrullado por vigilantes / CG

El primer pueblo patrullado por serenos amplía el servicio

Premià de Dalt relanza y aumenta la prueba piloto de vigilancia privada de las calles tras una drástica caída de los robos a viviendas e incivismo

12.08.2019 00:00 h.
4 min

¿Hacia la privatización de la seguridad? El primer municipio catalán patrullado por vigilantes de uniforme ha relanzado y ampliado el servicio. Premià de Dalt (Barcelona) repetirá y robustecerá el servicio de serenos tras una drástica caída de los robos y el incivismo en las calles.

Han informado de ello profesionales el sector, que han recordado que la localidad "repetirá la licitación" publicada un año atrás después de cerciorarse de que los vigilantes "pueden llegar donde los fuerzas y cuerpos de seguridad no llegan". Según las mismas fuentes, esta figura no sustituye a los agentes de policía, sino que crea una nueva: "El sereno del siglo XXI". ¿Se precisan estos profesionales en las calles de Cataluña? "Depende de la casuística. Es evidente que en algunos casos y habida cuenta de la configuración del tejido urbano, sí", han remachado.

"Valoración muy positiva"

Por su parte, el primer teniente de alcalde y munícipe accidental, Alejandro Costa, ha explicado a este medio que el Ejecutivo local "está muy satisfecho" con el primer año de servicio de los serenos. Admite el concejal que "las cifras internas atestiguan una reducción de los hechos delictivos como robos en viviendas y de los episodios incívicos en la calle". Además, subraya Costa que los 10.429 vecinos de Premià de Dalt "están muy satisfechos con el servicio", habida cuenta de la "mayor percepción de seguridad" en la vía pública.

premia de dalt vigilantes serenos
Vista de Premià de Dalt, cuyas urbanizaciones sufrieron una epidemia de robos / CG 

¿Qué cambiará en este segundo año de servicio? "Ampliamos la bolsa de vigilantes, que son entre seis y doce en la calle según las necesidades. Hemos eliminado la figura del auxiliar y establecido la de vigilante, en coordinación con los sindicatos, y preveemos que éstos hagan también funciones de regulación de la movilidad", ha enumerado el primer edil accidental. ¿Cómo casa todo ello con la actuación de los cuerpos de seguridad? "El primer año fuimos prueba piloto avalada por el Departamento de Interior. Nosotros siempre hablamos de colaboración entre policías y este personal", enfatiza Costa.

Vuelven los 'serenos'

Cabe recordar que Premià de Dalt (alcalde Josep Triadó, JxCat) estrenó el patrullaje de serenos en marzo de este año como prueba piloto. Lo hizo el municipio tras una oleada de robos en el interior de viviendas y después de estudiar todas las consecuencias jurídicas, que negociaron con Interior. Tras recibir el plácet del departamento que comanda Miquel Buch, el pueblo contrató y desplegó un cuerpo de vigilantes de la empresa Plana Fàbrega a partir de marzo, cuando los hechos delictivos en viviendas aumentan.

Coincidió a iniciativa de Premià con la de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), donde la alcaldesa, Núria Parlón (PSC); también aprobó un servicio similar que tocó la calle el 1 de marzo de este año. Le siguió Matadepera, el municipio más rico de Cataluña, que también estrenó el servicio en abril, y Bellaterra, una pedanía de Cerdanyola del Vallès con mayor renta per càpita que la media catalana, que describe sus vigilantes como "agentes cívicos".