Menú Buscar
La labor de los psicólogos en las grandes tragedias, como atentados, es fundamental / CG

Psicólogos de emergencias, piezas clave tras un atentado

Gemma Ribera, coordinadora del servicio psicológico del SEM, destaca la importancia de la no victimización

6 min

Tras los atentados del pasado jueves en Barcelona y Cambrils, se activaron servicios de emergencias médicas en forma inmediata para asistir a las víctimas, los heridos, y brindar ayuda a quien lo necesitara. Pero no solo médicos y enfermeros se pusieron en marcha tras los ataques: el servicio de psicología de emergencias del SEM (Servicio de Emergencias Médicas de la Generalitat) aplicó también su protocolo.  

Gemma Ribera coordinadora del servicio de psicología del SEM explica que el protocolo de emergencias se activa también para los psicólogos en casos de accidentes, muerte súbita, choques en la ruta, y catástrofes colectivas como los últimos atentados. “Siempre es el SEM el que nos activa. Primero llaman a un coordinador general y luego se da aviso al coordinador de la zona más próxima al suceso”.

Protocolo activado

Tras la puesta en marcha del protocolo, los psicólogos se desplazan al lugar del incidente o a donde están distribuidos los familiares o las víctimas. La actuación del servicio de psicología de emergencia se produce pocas horas después de un incidente.

En cuanto al modo de proceder, la psicóloga explica: “Nos acercamos y ofrecemos apoyo, y casi siempre es aceptado aunque respetamos a la gente que no lo quiere. No hay que ofrecerlo como una terapia, sino que se trata de una intervención en situación de trauma o postrauma”.

Posibles reacciones

En cuanto al abordaje, Ribera asegura que depende del tipo de reacción que tenga el paciente: puede haber negación, no reconocimiento de lo sucedido, pérdida de ubicación, no saber dónde está o cómo ha llegado allí, hipersensibilidad, agitación motriz... O lo contrario que es inmovilización o imposibilidad de verbalizar.

“Si la persona acepta la ayuda, lo primero que hacemos es intentar conectarla con lo sucedido. Aunque sea duro aceptar la realidad es necesario, y cuando se consigue, suelen pedir más información, quieren saber qué ha pasado con el que estaba al lado y otro tipo de informaciones”.

La intervención

Las intervenciones en casos de emergencia suelen durar unas 72 horas, aunque en situaciones como las del atentado en las Ramblas de Barcelona puede que se prolonguen. “Lo que hacemos en estos casos es conectar a las personas con sus familiares y explicarles a ellos qué podría pasar en las próximas horas, las diferentes reacciones posibles y les damos pautas a seguir”.

Explica la psicóloga que los procesos de trauma o post trauma pueden ser largos e incluso volverse crónicos. En esos casos se suele prolongar la intervención. En estos momentos trabajan en ello psicólogos voluntarios, en la mayoría de los casos especializados en emergencias, brindando atención a la gran cantidad de personas que lo necesitan.

La victimización de las víctimas

Ribera hace hincapié en la “victimización”. Explica que, a veces, los sujetos ya tratados continúan afectados y si se les victimiza constantemente no pueden salir de esa situación. “Lo que debemos a hacer es esperar a que reaccionen gracias a sus propias experiencias, ayudarles a que generen sus propias herramientas para poder afrontar la situación” y salir adelante.

Recalca Ribera que cuando ya se ha pasado por una situación traumática antes, se desarrollan herramientas más fácilmente.

Síntomas que necesitan tratamiento

Es importante que las personas que han estado cerca de los hechos, no solamente las víctimas directas, heridos o familiares, sino también todos aquellos que se han parado a asistirlas, como los comerciantes de las Ramblas o los dueños de los restaurantes que han dejado entrar gente y han visto cosas terribles, puedan ser tratados si lo necesitan.

La psicóloga confirma que “estas personas también pueden verse afectadas y manifestar síntomas como dificultad para dormir, aparición de imágenes relacionadas a los hechos vividos, irritabilidad, falta de concentración, pérdida de memoria... Son manifestaciones que pueden aparecer incluso dos o tres días después del atentado. Estos síntomas hay que tratarlos”.

Para contactar con psicólogos en caso de necesitar asistencia en relación a los atentados de Barcelona, el Colegio de Psicólogos de Cataluña ofrece una línea especial de contacto (657805505). 

Destacadas en Vida