Menú Buscar
La escalera del narcopiso donde un 'señor de la droga' violó, presuntamente, a una niña de 13 años en el barrio del Raval en Barcelona / CG

En la guarida del narco detenido por violar a una niña en Barcelona

El traficante, de 36 años y entrenado en el gimnasio, era parte de un clan dominicano que controlaba un supermercado de hachís y heroína en el barrio del Raval

18.05.2019 00:00 h.
9 min

Manuel (nombre falso) vive muy cerca del primero segunda del número cuatro de la calle Cardona de Barcelona. En este piso se violó, creen los Mossos d'Esquadra, a una niña de 13 años mientras los yonquis de heroína y compradores de hachís hacían cola para adquirir la mercancía. Él vivió la operativa de este narcopiso a su manera. "Llevo seis meses sin apenas dormir", se queja a este medio.

El narcopiso donde, creen los Mossos, el 'señor de la droga' violó a una niña / CG

El narcopiso donde, creen los Mossos, el 'señor de la droga' violó a una niña / CG

Este vecino es uno de los lícitos del decrépito bloque. No todos son así. Hay algunos que pagan alquiler, como Isabella (también un pseudónimo), pero también viven okupas. La banda de dominicanos que tomó el primero primera pertenecía a esta segunda categoría. "Ocurrió hace seis meses. El piso pertenece a un banco. En él vivía un joven marroquí. Cuando no pudo pagar, lo desahuciaron", explica Manuel. En el ínterin, el tiempo en que la entidad financiera trató de encontrar a un nuevo inquilino, la mafia de los narcopisos atacó. "Había un puerta blindada, antiokupas. No sirvió de nada. Los narcos la rompieron y se instalaron en el apartamento. Una vivienda que, por cierto, tiene excelentes acabados: suelo de parqué, cocina americana y demás", agrega el residente.

Peleas, cuchillos, crimen

Todo ello ocurrió hace medio año. Pasó medio desapercibido, pues en la misma calle ya operaban otros dos supermercados de la droga controlados por mafias españolas y filipinas en los números 8 y 8bis. Los vecinos se quejaron, pero nadie les escuchó. ¿Qué pasó? "La zona se hundió. El narcopiso de Cardona 4 estaba conectado con otra vivienda en el 16 de la calle Bisbe Laguarda. Lo más importante, es que destrozaron la calle. La poblaron de yonkis. Llamaban periódicamente a las prostitutas de la Ronda de Sant Antoni, a las que pedían servicios en el piso. Atrajeron a los menores extranjeros no acompañados (MENA) más conflictos, que robaban en los comercios de la zona", explica el vecino.

Portería de la calle Cardona 4, donde estaba el narcopiso en el que, cree la policía, se violó a una niña / CG

Portería de la calle Cardona 4, donde estaba el narcopiso en el que, cree la policía, se violó a una niña / CG

Preguntada por la cuestión, la propietaria de un negocio cercano lo confirma. "Cuando se drogaban, los menores perdían la cabeza. Lo sabemos porque antes iban aquí al lado a comprar pajitas de plástico para inhalar la heroína. Cuando bajaban, llevaban cuchillos jamoneros y botellas rotas. Lo robaban todo. Compraban uno y se llevaban cinco. Era dramático", lamenta. Isabella, que habita cerca del punto de venta de estupefacientes, confirma que los problemas eran también continuos dentro de la escalera. "Había auténticas batallas campales con ladrillos y botellas. La escalera apestaba. Ellos se comportaban, pero sus clientes no", admite.

Una paliza a 'El Chino' acaba con todo

El descontrol absoluto se adueñó de la calle Cardona. En enero de este año, poco después de la ocupación de Cardona, 4, volvieron las caceroladas de vecinos contra los supers de la droga. Poco después, en febrero, los Mossos d'Esquadra daban por controlada la epidemia de narcopisos en el Raval. ¿Era cierto? "En absoluto. Aquí se formaban auténticas colas para comprar droga. El timbre no paraba de sonar. A las cuatro o seis de la madrugada. Qué más daba. Era insoportable", critica Miguel. "Al final convivían como una familia más. Entraban auténticos armarios dominicanos y los yonquis, que se drogaban dentro", aclara Isabella.

Número 4 de la calle Cardona, donde estaba el narcopiso del clan dominicano / Google Maps

Finalmente, la policía intervino. Lo grabó todo y lo publicitó el jueves. ¿Dijo la verdad? "A medias. Es mucho más complejo. Todo empezó el miércoles. Un yonqui del barrio, El Chino, un español con hoja de servicios [por antecedentes] trató de entrar a dormir a un piso en el que dos trabajadores ecuatorianos estaban pintando. Fue una mala idea. Lo echaron y la pelea se trasladó a la calle. Bajaron con estacas y lo apalearon", relatan fuentes policiales. Ello espoleó la presencia policial. Acudieron los secretas o policía de paisano a la calle Cardona para investigar la reyerta. Hubo suerte. "En ese momento, entraron corriendo dos MENA. Venían de robar a un taxista en la calle Luna. Una vecina les indicó dónde se habían refugiado para vender la mercancía: en el narcopiso", agrega la misma fuente. Los policías les esperaron y detuvieron a la salida. "Llevaban una bolsa con una hacha, un cuchillo y una pata de cabra", apunta un testigo ocular.

"Paseaban juntos"

El arresto de los menores extranjeros fue clave. Los Mossos volvieron al día siguiente, el jueves, pero de otra manera. "Varios furgones con agentes blindados [del Área Regional de Recursos Operativos (Arro)] y con armas largas. Reventaron la puerta de la calle y la del primero segunda. Entraron en tromba", han agregado las mismas fuentes. La operación se saldó con dos detenidos: la yonqui que limpiaba la escalera y el señor de la droga que --creen los agentes-- violó a la menor. ¿Qué relación tenía éste con el narcopiso? "Es que la violó, presuntamente, en el interior de la vivienda. Ya paraban juntos, pues la chiquilla se encaprichó de él. Paseaban juntos por la Ronda de Sant Antoni. Un hombre de 36 años con una niña de 13, fíjate", apunta un vecino. El día de la operación policial, el jueves, los Mossos trajeron al narco detenido. "Ya lo llevaban en el furgón. Subieron con él al piso, imaginamos que para investigar y recabar pruebas", añaden voces cercanas a la intervención.

Escalera en la que un 'narco' violó a una niña en el primero segunda, según cree la policía / CG

Escalera en la que un 'narco' violó a una niña en el primero segunda, según cree la policía / CG

El zarpazo de la policía catalana puso fin al último narcopiso de la calle Cardona, la guarida del señor de la droga que, supuestamente, agredió sexualmente a la menor de 13 años. Su clan, originario de República Dominicana y asentado en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) se quedó sin supermercado de la droga. ¿Ha terminado el problema? "¡En absoluto! Si hoy [por ayer] ya han vuelto los pakistaníes a merodear por si podían volver a okupar en el mismo número", critica un vecino. Desde que en octubre de 2018 los Mossos asestaran una puñalada [en la Operación Bacar] a los clanes de la droga del Raval se ha avanzado. Pero la existencia de la guarida del narcoviolador de Cardona, 4, pone sobre el tapete la necesidad de luchar con más intensidad con los clanes de la heroína. El problema no ha terminado, como indicó la policía catalana el pasado 28 de febrero.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información