Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Conciliación laboral, una asignatura pendiente / TELEMADRID

Las mujeres todavía sacrifican el trabajo para cuidar a sus hijos en verano

El abandono laboral puede suponer para ellas una menor proyección profesional, peores salarios y un futuro menos seguro

Paula Boira Nàcher
5 min

A pesar de los avances conseguidos en los últimos años en materia feminista, las mujeres siguen asumiendo las cargas familiares en mayor medida que los hombres, llegando a sacrificar su trabajo en épocas como el verano para cuidar de los hijos, según evidencia un estudio realizado por el Observatorio Social de la Fundación la Caixa.

“Muchas mujeres pasan a la inactividad en verano (ni trabajan ni buscan empleo) para conciliar su tiempo con las necesidades de su familia”, aseguran los investigadores, que advierten de las múltiples consecuencias negativas que esta práctica puede tener para ellas en el ámbito laboral. Una menor proyección profesional, peores perspectivas de salario o un futuro laboral menos seguro son solo algunos de los problemas que puede acarrear esta distribución desigual de las cargas derivadas del hogar.

Cifras desiguales

Entre 2010 y 2019, una media anual de 325.730 mujeres pasaron a la inactividad durante el tercer trimestre del año, mientras que solo 220.260 de los hombres tomaron esta opción. Si la otra parte de la pareja trabaja, la diferencia todavía se hace más notable: el 22,7% de las mujeres cuyas parejas son asalariadas están inactivas en los meses estivales, frente al 4,3% de los hombres con pareja empleada.

De esto se deduce que el trabajo de las madres tiene un carácter de complementariedad respecto al de los hombres. Este patrón se ha repetido durante los últimos nueve años, a excepción del verano de 2017.

conciliacion1
Abandono del trabajo por trimestres y sexo / OBSERVATORIO SOCIAL DE LA FUNDACIÓN LA CAIXA

Motivos “familiares”

El 35,29% de las mujeres que abandonan su trabajo entre junio y septiembre declararon que tomaron esta decisión por motivos familiares, mientras que solo uno de cada diez hombres (el 9,5%) justificaron así el abandono laboral.

Este es el dato por el que “salta la alarma”, según Diego Dueñas, economista y portavoz del estudio. “En otros trimestres no ocurre lo mismo, o no en la misma medida”, subraya Dueñas, quien ve en el aumento de la inactividad femenina un claro reflejo del cierre de los colegios.

Una madre con su hijos en un ordenador con la app Qustodio / FREEPIK
Una madre con su hijos ante un ordenador / FREEPIK

Más preparadas

Según el estudio de “la Caixa”, las mujeres que abandonan el mercado laboral en el tercer trimestre del año están “más cualificadas y atesoran mayor experiencia” que los hombres que también lo hacen.

Tomando como referencia los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 41,3% de mujeres de entre 25 y 64 años tienen un nivel de formación correspondiente a educación superior y doctorado, frente al 35,8% de los hombres.

Decisión no racional ni óptima

“Los investigadores creemos que detrás de la decisión tomada por las mujeres hay un fuerte rol social”, explica Dueñas. En palabras del investigador, “teniendo en cuenta la teoría del capital humano, el que debería dejar el trabajo es el que tiene menos formación y experiencia”, es decir, el hombre, según los datos.

No obstante, el estudio muestra cómo lo más habitual es que suceda lo contrario. “Esta decisión no es racional ni óptima”, asevera Dueñas, quien puntualiza que las mujeres que abandonan el mercado laboral entre julio y septiembre “suelen tener mayor nivel educativo y experiencia que los hombres”.

Soluciones

El investigador insta a la administración pública a pensar “cómo se arregla esto”, ya que, en sus palabras, “no es una tontería”.

“Lo que a priori parece un dato curioso tiene una gran trascendencia en las variables socioeconómicas y en la desigualdad de género dentro del mercado laboral”, asevera Dueñas. Estos datos son “la raíz de otros problemas más graves”, confirma el economista.