Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Muere tras tragarse una llave

Muere un turista holandés en un incidente en la zona alta de Barcelona

El visitante provocó un altercado en un supermercado de Sarrià que obligó a intervenir a los antidisturbios de la Guardia Urbana: falleció tras tragarse varios objetos

4 min

Un turista holandés ha fallecido la madrugada del viernes en un violento incidente en un supermercado de la zona alta de Barcelona. El visitante, de 37 años, murió tras provocar un altercado en el comercio de Sarrià-Sant Gervasi que obligó a intervenir a la Guardia Urbana. La víctima perdió la vida tras, según los primeros indicios, tragarse varios objetos, incluida una llave. 

Han alertado de ello fuentes policiales y lo ha confirmado una portavoz del Ayuntamiento de Barcelona, que ha indicado que el suceso comenzó a las 22:45 horas del jueves, cuando el súbdito holandés entró en un supermercado de la avenida Riera de Cassoles. Se encontraba muy alterado y provocó "incidentes" en el exterior del establecimiento. Ello obligó a llamar a la Guardia Urbana, que se personó en la zona. 

Expulsó una llave de coche

Los agentes intervinieron en el interior de la tienda, donde trataron de "calmar la situación y contener al hombre". Éste perdió el conocimiento poco después, y los efectivos policiales detectaron que no tenía constantes vitales. Los funcionarios realizaron una "primera maniobra de reanimación", que continuaron efectivos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), que también acudieron al lugar. 

Finalmente, los sanitarios consiguieron que el hombre, inconsciente, expulsara una llave de automóvil que se había tragado. Emergencias estabilizó al hombre y lo trasladó al Hospital de Sant Pau i la Santa Creu, pero el turista acabó falleciendo a las 02:15 horas de la madrugada del viernes. 

Los Mossos investigan

La fuente oficial ha señalado que el fallecido es un hombre de 37 años y nacionalidad holandesa que se encontraba de visita con su familia en Barcelona. Los turistas estaban alojados en un hotel situado cerca del supermercado. Tras el trágico incidente, el ayuntamiento ha arropado a la familia por medio de los servicios sociales y ha contactado con el consulado para realizar las tareas necesarias. 

En paralelo a ello, Guardia Urbana de Barcelona ha abierto investigación interna que discurre en paralelo con las pesquisas abiertas por los Mossos d'Esquadra sobre el óbito. 

CSIF: "Actuación totalmente proporcional"

Preguntado por este medio, un representante de CSIF ha indicado que según las primeras informaciones, "la actuación de los agentes de la Guardia Urbana fue totalmente proporcional y ceñida al manual de actuación". Según el sindicato, se ha ofrecido apoyo psicológico a los agentes intervinientes para afrontar la situación de la muerte de una persona a la que intentaban reanimar. 

Al parecer, los efectivos policiales que intervinieron estaban adscritos a seguridad ciudadana, pero la violencia que mostraba la víctima por su estado de alteración obligó a desplegar también a la Unidad de Refuerzo a las Emergencias y la Proximidad (URPE), los llamados antidisturbios. Finalmente, no obstante, no se requirió de su intervención.