Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La concejal Rosa Alarcón presenta el protocolo contra las agresiones LGTBIfóbicas en el metro de Barcelona / AJUNTAMENT

El metro de Barcelona se blinda contra las agresiones LGTBIfóbicas

Videovigilancia en vagones y buses para erradicar la violencia en el transporte público

4 min

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha presentado este jueves un protocolo de prevención, detección e intervención contra la LGTBIfóbia en su red de metro y autobús que se ha puesto en marcha este mismo jueves, y que han presentado la concejal de Movilidad, Rosa Alarcón, y el coordinador técnico del Observatorio contra la Homofobia (OCH), Cristian Carrer.

Se trata de un plan específico para la lucha contra la LGTBIfóbia elaborado por TMB y el OCH a lo largo de los últimos meses y es complementario al que ya existe para el acoso sexual desde el marzo pasado.

Erradicar la LGTBIfóbia

"Es a la vez una compilación de acciones y una firme declaración de intenciones, un posicionamiento que hemos recogido en un decálogo porque queremos un transporte público seguro, amable, sin violencias ni microviolencias", ha dicho Alarcón en relación al documento.

El protocolo contiene un marco normativo y conceptual, una compilación de recomendaciones, una propuesta de procedimiento interno de actuación frente a estos casos y un decálogo que expresa la condena de TMB a cualquier comportamiento que implique una agresión o discriminación por motivos de orientación sexual, identidad o expresión de género en las redes de Metro y autobús.

Canal de quejas

Algunas de las medidas son la realización de campañas de sensibilización, crear funcionalidades en las aplicaciones móviles corporativas, establecer un canal específico en el servicio de quejas y de atención a la ciudadanía para canalizar y hacer seguimiento de este tipo de comportamientos.

También se dotará de videovigilancia el interior de todos los trenes de la red de metro y los autobuses; actualmente ya está en curso la licitación de la ejecución del proyecto para los buses, por un valor aproximado de 6 millones de euros, con la previsión de que el sistema se instale el año que viene y el siguiente en la totalidad de la flota.

Videovigilacia

Mientras, continúa la prueba de videovigilancia iniciada el 2020 con 24 autobuses en que se han instalado cámaras para la grabación de imágenes en local y en estos momentos ya se están equipando diez unidades más, lo que elevará a 34 los coches con videovigilancia las próximas semanas.

En cuanto a la red de metro, donde hay instaladas más de 8.000 cámaras de videovigilancia, la transmisión de imágenes ya es instantánea en las estaciones y los trenes de las líneas automáticas --L9/10 y L11-- y se está ejecutando el proyecto para que también se puedan monitorizar en tiempo real las del interior de los trenes de las líneas convencionales.