Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un manifestante con una careta de Anonymous / EUROPA PRESS

La justicia investiga la relación de Anonymous con las protestas de Tsunami Democràtic

Los Mossos peinaron las redes sociales y descubrieron vínculos entre los procesados, a los que considera miembros de un grupo criminal organizado

2 min

El Juzgado de Instrucción número 26 de Barcelona ha llamado a declarar a cinco de los 30 investigados por su presunta vinculación con el movimiento Anonymous, el pseudónimo utilizado por hackers de todo el mundo para realizar ataques cibernéticos principalmente contra gobiernos y corporaciones.

La justicia les investiga en el marco de las protestas independentistas de 2019, tras conocerse la sentencia contra los líderes del procés. En concreto, pretende descubrir si varios hackers catalanes dieron apoyo a las movilizaciones organizadas por Tsunami Democràtic, según avanza el Punt Avui.

Los considera un grupo criminal

La causa se sustenta sobre una investigación de los Mossos d’Esquadra que, tras rastrear las redes sociales, descubrió un vínculo entre ambos grupos. Los investigados habrían colaborado en la difusión de las convocatorias de Tsunami Democràtic a través de las redes sociales. Aunque en aquel momento el canal del movimiento Anonymous Cataluña fue clausurado, la policía autonómica cree que los investigados lo replicaron para poder seguir operando.

Según el mismo diario, el informe policial aportado por los Mossos al juzgado muestra una interconexión entre los investigados en lo que consideran como un grupo criminal organizado destinado a fomentar las protestas independentistas en la calle.

Uno de los investigados es Joel Muñoz

Los investigadores creen que el grupo de hackers ayudó a difundir las convocatorias de las protestas masivas, como la llamada a ocupar el aeropuerto del Prat, donde se congregaron miles de personas. También en la organización de otras manifestaciones que tuvieron lugar durante la misma semana.

Los cinco investigados, que se presentaron ayer en los juzgados, se acogieron a su derecho a no declarar. Uno de ellos es el activista independentista Joel Muñoz, que se enfrenta a 18 años de prisión por una causa anterior. En esa ocasión fue la Policía Nacional quien lo investigó por, presuntamente, atacar los intereses de empresas españolas después del 1-O.