Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Agentes de la Policía Local de Granollers (Barcelona) y de la Guardia Civil durante un registro / EP

La Guardia Civil detiene a 22 personas en una operación contra el narcotráfico en Girona y Barcelona

La investigación duró nueve meses y se realizaron hasta 28 registros domiciliarios a la vez con más de 400 agentes de policía

3 min

Una operación contra el tráfico de drogas realizada por la Guardia Civil se ha saldado con 22 personas detenidas en las provincias de Girona y Barcelona. Al parecer, los detenidos formaban parte de un grupo que, supuestamente, distribuía las sustancias desde Granollers (Barcelona) hacia pueblos de la comarca del Maresme (Barcelona).

Las detenciones se efectuaron el pasado 30 de julio, tal y como ha informado el instituto armado mediante un comunicado, además de registrar hasta 28 domicilios en los que se incautaron de cocaínahachís, marihuana y éxtasis junto a dinero en efectivo, balanzas de precisión y sustancias para adulterar la droga.

Nueve meses de investigación

El equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil ha liderado una investigación que ha durado nueve meses, apoyado por las policías locales de Vidreres (Girona), y los municipios barceloneses de Pineda de Mar y Granollers.

En septiembre de 2019, los investigadores recibieron información de que un grupo de personas vendía droga en zonas de costa, a raíz de lo que encontraron a un vendedor en Vidreres y a su proveedor, "destapando todo un entramado organizado que abastecía de droga a otros camellos y consumidores de la zona".

Actuaron en nueve municipios

Durante el encierro obligatorio por el coronavirus, los vendedores quedaban con los clientes "en gasolineras y supermercados en horas de apertura y máxima afluencia de personas para pasar desapercibidos". La Guardia Civil considera que el líder del grupo era un hombre que regentaba un bar en Granollers, desde donde se dedicaba a la venta de droga --principalmente cocaína-- distribuyendo hasta dos kilos por semana.

El 30 de julio, desplegaron la operación Hard Bargain, en la que más de 400 agentes registraron simultáneamente inmuebles en Vidreres, Sant Pol de Mar, Santa Susanna, Pineda de Mar, Calella, Sant Cebrià de Vallalta, Granollers, Canovelles y Cardedeu. La policía también encontró una nave industrial lista para albergar una plantación de marihuana, con capacidad para unas 3.000 plantas y maquinaria valorada en 20.000 euros.

Destacadas en Vida