Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Adrià Comella, director del CatSalut, en una comparecencia anterior / CG

La oposición afea al Govern que fiche en Ferrovial antes de quitarle el rastreo

PSC y CUP cargan contra el CatSalut; los pro sanidad pública lamentan que se contrate a "ejecutivos y no a personal médico o de enfermería"

4 min

La oposición política en Cataluña ha afeado al Govern hoy viernes, 15 de enero, que fiche a directivos de Ferrovial antes de quitarle el contrato de rastreo del coronavirus a la empresa. Los electos en el Parlamento catalán Raúl Moreno y Pol Gibert, del PSC, y la exdiputada Eulàlia Reguant (CUP) han criticado al Servicio Catalán de Salud (CatSalut) por recolocar a Max Llobet, exresponsable del calamitoso programa de contact tracing a 16 días de revertir la externalización. 

En sus cuentas de Twitter oficiales, Moreno y Gibert han apelado a los servicios públicos. "Recuperemos los servicios públicos, dice Esquerra. Pero se fusionan con los líderes de los recortes, eliminan especialistas de los CAP, cierran ambulatorios, externalizan los rastreos y fichan al jefe de Ferrovial después de adjudicarle contratos", ha lamentado el segundo diputado. Por su parte, Moreno ha señalado: "No es que queramos votar pronto por capricho, es que esto no se aguanta", en referencia a las elecciones autonómicas del 14 de febrero. 

La CUP, también en contra

Por su parte, la exdiputada por la CUP en el Parlamento catalán Eulàlia Reguant ha tildado el fichaje de Llobet por el CatSalut de "despropósito". Reguant ha recordado que "anuncian la rescisión del contrato en el mismo momento que fichan al responsable de un trabajo mal hecho". 

Se refiere la exelecta al contrato público de contact tracing, que el Govern externalizó en junio de 2020, como avanzó El Confidencial. El Ejecutivo regional anunció que revertiría la decisión el 31 de enero de 2021, pero antes ha incorporado a Max Llobet, gerente ejecutivo de salud de Ferrovial en Cataluña, a la estructura del CatSalut. Es la gran aseguradora pública quien llevará las riendas del programa de rastreo a partir del 1 de febrero. 

Los pro sanidad pública ven una "recolocación"

La incorporación de Max Llobet como jefe de proyecto en el CatSalut no ha gustado a los movimientos sociales pro sanidad pública. Marea Blanca ha alertado de que "Alba Vergés [consejera de Salud] ha inventado una nueva manera de internalizar un servicio, llevándose a los cargos directivos responsables". También ha cargado contra el hecho de que el ente que dirige Adrià Comella "contrate a ejecutivos y no a médicos o enfermeros". La Plataforma por el Derecho a la Salud, a su vez, ha constatado una nueva tendencia, según ellos, que sería la "agencia de colocación de directivos". 

Por su parte, Rebelión Primaria, que ha reivindicado siempre que el rastreo de contactos de un positivo se haga desde la atención primaria, ha detectado una "puerta giratoria inversa", y ha tildado la contratación de Llobet de "escándalo".