Menú Buscar
Imagen del registro y sustracción de los títulos falsificados en Barcelona / MOSSOS D'ESQUADRA

Desarticuladas dos bandas que falsificaban miles de tarjetas de metro y bus de Barcelona

El soporte original era sustraído por un vigilante de seguridad; 51 bobinas originales y enteras habrían nutrido un total de 1.950 títulos falsos a cada grupo

22.11.2018 14:56 h.
4 min

Los Mossos d’Esquadra han desarticulado dos grupos dedicados a falsificar y distribuir miles de tarjetas de metro y bus de Barcelona, especialmente T10 y T50/30. Un total de once personas colaboraban junto a un vigilante de seguridad que se encargaba de sustraer las bobinas originales. Las detenciones se han producido en Barcelona, L’Hospitalet de Llobregat y Badalona. Los agentes han interceptado un total de 2.200 tarjetas en blanco y otras 1.932 ya falsificadas. Según datos de la investigación, el vigilante ha robado un total de 51 bobinas originales.

Según los cálculos de la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) estos robos han supuesto pérdidas que ascienden a unos dos millones de euros al transporte público. En los registros los agentes han intervenido unos 8.000 euros en efectivo, droga además de un arma de fuego

En los registros de los domicilios los Mossos han interceptado también diversas impresoras profesionales, grabadoras de banda magnética y ordenadores. 

Mercadillos ambulantes

Los agentes han informado que las tarjetas sustraídas se vendían a un precio inferior al oficial y que los lugares elegidos por la banda para su venta eran los mercadillos ambulantes. Con estas detenciones los agentes dan por desmantelada toda la estructura de los grupos criminales que contaba con una organización escalada en tres niveles. El primero de ellos contaba con la figura del vigilante de seguridad como responsable de sustraer la bobinas, éste también se encargaba de proveer al resto de personas de ambos grupos criminales.

Los receptores de las bobinas y los productores masivos a gran escala de las tarjetas falsificadas constituían el segundo nivel de esta trama. Por último, los distribuidores --vendedores directos-- eran los responsables de hacer llegar el material falsificado a mercados ambulantes. Los once detenidos pasarán este jueves a disposición judicial tras ser acusados de los delitos de falsificación de documento mercantil, estafa, pertenencia a grupo criminal, hurto y apropiación indebida. Además, cinco de ellos están acusados de un delito contra la salud pública.

Investigación con ATM

Los Mossos han investigado de forma conjunta con el personal de ATM. El seguimiento de estos grupos se inició el pasado mes de enero. La pista surgía tras el robo de siete bobinas de tarjetas en unas instalaciones de Renfe que tenían acceso restringido. Este hecho apuntaba que la sustracción la había perpetrado alguien relacionado con la empresa que tuviera acceso a las instalaciones.

En junio de 2018 ocurrió un pasaje similar al operativo desmantelado esta semana. Los Mossos d'Esquadra detenían a 14 personas que también fueron acusadas de falsificar más de 450.000 billetes de transporte público. Los arrestados también formaban parte de dos bandas criminales que clonaban tarjetas T-10 y los distribuían en mercados ambulantes además de bocas del metro o centros escolares.  Entre los detenidos también figuraba un trabajador del Metro que, presuntamente, habría sustraído dichas bobinas para posteriormente venderlas a la organización.