Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (c), junto a la consejera de Salud, Alba Vergés, en el Hospital de Bellvitge, del ICS / EP

'Dedazos' en la sanidad catalana con el nuevo sistema de contratación

Hospitales públicos fichan por 'amiguismo' sin concurso ni publicidad, incluso de empresas privadas, bajo el pretexto de que lo ampara el Pacto de Selección Temporal

5 min

Dedazos. La sanidad pública catalana está viviendo una concatenación de fichajes de médicos y personal de servicios sin concurso ni publicidad un mes exacto después de que el Instituto Catalán de Salud (ICS) aprobara el Pacto de Selección Temporal, su nuevo sistema de contratación. Este acuerdo está amparando fichajes de mandos por amiguismo en el ICS, incluso personal que viene del sector privado.

Uno de los ejemplos de esta anomalía está ocurriendo en el Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) de L'Hospitalet (Barcelona), el mayor del Baix Llobregat, referencia para un millón de pacientes. En esta ciudad sanitaria han entrado por la vía exprés dos trabajadoras como mandos intermedios. Una de ellas coordina la administración de las consultas externas y la otra la cocina del centro. Gestionan equipos de unas 50 personas cada una y proceden una de la universidad y otra, de forma muy polémica para algunos sindicatos consultados, de una de las empresas privadas que cogestiona el catering. "Una UTE se adjudica la gestión y, meses después, una directiva de una de las empresas adjudicatarias acaba en la estructura del ICS que comanda esta infraestructura. Es, como mínimo, poco decoroso", alertan las voces consultadas.

Sin concurso, sin publicidad, 'a dedo'

Preguntada por la cuestión, la gerencia del ICS en el área metropolitana sur no ha contestado a las preguntas de este medio sobre los fichajes a dedo. Sí lo han hecho diversos empleados y sindicatos, que han denunciado los dedazos. "Se incorpora a personal de la calle sin pasar por la bolsa de trabajo y orillando la promoción interna. Y se hace a dedo y sin publicidad e igualdad, tal y como fija el Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP). Se contrata por relaciones personales con médicos o jefes de servicio y, en algunos casos, de empresas privadas que son contratas del ICS", han precisado. ¿Es eso ilegal? "Es denunciable en el juzgado. No en Inspección sino en el juzgado, habida cuenta de que no se respetan los principios constitucionales del funcionariado ni el EBEB", han matizado expertos en derecho público.

Los dedazos en la sanidad catalana tienen nombres y apellidos de responsables. ¿Cuáles? "El de Josep Àngel Duró, jefe de Recursos Humanos del Hospital de Bellvitge, y Xavier Saballs, responsable de personal del ICS --creador del muro lingüístico para médicos del resto de España--. Ellos no contratan a estos profesionales, pero no hacen nada para que los jefes de área o servicio no lo hagan. Son conocedores de la situación y no la impiden ni la corrigen. Lo que es más: la justifican con el pretexto de que el nuevo Pacto de Selección Temporal del ICS lo avala", aclaran los sanitarios que denuncian el caso.

Contratos de un mes que se encadenan

Ambos directivos se escudan en la cobertura legal que da el nuevo sistema de selección. El acuerdo, aprovado en la Mesa Sectorial del ICS en noviembre, tenía como objetivo mejorar el sistema de contratación de los 40.000 sanitarios que trabajan para la sanidad pública catalana. Lo firmaron los sindicatos Metges de Catalunya, UGT y Satse, aunque no CCOO, central mayoritaria. ¿Por qué? "Abre la puerta a una contratación totalmente arbitraria de profesionales sanitarios y sin seguir el orden de puntuación de la bolsa", explicó CCOO entonces. Contactado de nuevo por este medio, el sindicato se ha ratificado en la negativa a firmar y en la denuncia que hizo en su día.

El tiempo parece haber dado la razón a esta agrupación. En el caso de los dos dedazos en el Hospital de Bellvitge, éstos han sido posibles porque la gerencia los contrata mes a mes, con acuerdos laborales temporales. "Son falsos temporales", indican los expertos consultados. Este sistema es posible porque se trata de personal GiS (gestión y servicios) y no médico. Si las enchufadas fueran personal sanitario, el hospital también los podría contratar sin pasar por la nueva bolsa de trabajo, esta vez con contratos de tres meses de duración, algo que también denunció CCOO.