Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Agentes de la Guardia Urbana durante una intervención en un botellón en Barcelona, en una imagen de archivo / EP

CSIF pide que el pleno de Barcelona arrope a la policía

El sindicato más representativo de la Guardia Urbana reclama que los partidos con representación apoyen el principio de autoridad, apuntale la seguridad jurídica y se refuerce el cuerpo

3 min

CSIF ha pedido que el pleno del Ayuntamiento de Barcelona apoye a los cuerpos policiales​ que trabajan en la Ciudad Condal. El sindicato más representativo de la Guardia Urbana ha reclamado que los partidos con representación apoyen en el principio de autoridad, apuntale la seguridad jurídica y refuerce el cuerpo con efectivos y medios, entre otros. 

En una nota entrada al registro, CSIF ha planteado que los partidos eleven al plenario municipal la misma moción de apoyo a los Mossos d'Esquadra, policías locales y servicios de emergencias que se votó en el Parlamento catalán unos días atrás, y que quedó rechazada con los votos contrarios de ERC, Junts, CUP y Vox. 

"Principio de autoridad"

Ahora, la parte social plantea que las fuerzas sometan a consideración de todas las fuerzas un texto similar adaptado a la capital catalana. La proposición, según el sindicato, debería servir para que el pleno se comprometa a condenar los hechos violentos cuando se produzcan, que se "apoye institucionalmente a la policía" en "todas y cada una de las intervenciones y que se "refuerce el principio de autoridad". 

Asimismo, desde CSIF se solicita que las formaciones con concejales pacten que el ayuntamiento se persone como acusación particular en las agresiones a agentes de policía, que se garantice la "seguridad jurídica" a los efectivos policiales y que se refuercen la plantilla y, en general, los recursos humanos del cuerpo de la Urbana

Contexto: botellones

La propuesta de la agrupación llega después de que tuvieran lugar botellones violentos en Barcelona en ocasión de las Fiestas de la Mercè en septiembre. Una de las concentraciones acabó con enfrentamientos callejeros, 13 personas atendidas por apuñalamientos y cortes y una posible agresión sexual. 

Tras esas algaradas, el PSC elevó al Parlament una propuesta de apoyo a los cuerpos policiales. El texto lo rechazaron los tres partidos independentistas y el partido verde, aunque los de Ignacio Garriga adujeron otras razones.