Menú Buscar
Detalle del edificio de Banca Privada de Andorra (BPA), la entidad cuyos activos fueron a parar a manos de Vall Banc y que se vendió posteriormente a JC Flowers / EFE

BPA: El controlador bancario avaló la operativa de la entidad

Las “operaciones de compensación” cuestionadas por la fiscalía fueron conocidas e incuestionadas por el INAF

2 min

Al menos durante seis años, entre 2007 y 2014, los auditores externos de la Banca Privada de Andorra (BPA) detallaron en sus informes anuales la operativa seguida por la entidad para ejecutar las llamadas operaciones de compensaciones que la fiscalía cuestiona desde el punto de vista penal.

En ningún caso el INAF, órgano encargado del control de la gestión bancaria en el principado, lo que en España hace el Banco de España, cuestionó los argumentos de esas auditorias que, de una forma explícita, detallaban todas y cada una de las operaciones económicas del banco y las diversas operativas de gestión de fondos empleadas, entre ellas, las controvertidas operaciones de compensación que, según la fiscalía, fueron la herramienta para el blanqueo de millones de euros a través de la entidad.

Explicación literal

Por ejemplo, en 2007, en la página 15 del informe de Deloitte (la otra empresa auditora era KPMG), explicaba que “adicionalmente con este listado el banco puede realizar un control relacionado con los traspasos significativos entre clientes identificando operaciones de intercambio de efectivo entre cuentas”.

En el análisis del periodo que comprende los años 2008 a 2011 incluidos, KPMG dice exactamente lo mismo en sus respectivos informes de auditoría externa. Es más, añade la siguiente afirmación: “Para comprobar que se cumplen los procedimientos anteriores hemos efectuado la siguiente tarea: hemos verificado con la responsable del departamento de prevención de blanqueo y mediante consultas en los aplicativos del banco la existencia de estos controles y listados”.

El fiscal, en desacuerdo

A pesar de ello, la justicia andorrana entiende que hubo mala praxis por parte de los gestores bancarios y el ministerio público lidera la acusación contra más de 20 personas, (entre ellas, algunos destacados directivos de la entidad) a las que se acusa de blanqueo. El juicio se inicia el próximo lunes en el Tribunal de Corts de Andorra.