Menú Buscar
El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos / PARLAMENT

Barcelona celebra 60 juicios al día por hurtos

Para evitar el colapso del sistema, el pasado febrero se creó un segundo juzgado especializado en delitos leves

4 min

60 juicios se celebran cada día en Barcelona por delitos leves, en su mayoría hurtos. Así lo ha explicado este jueves, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, en una comparecencia ante la comisión de Justicia del Parlament

Hurtos en Barcelona / CG

Barrientos ha expuesto ante los grupos los datos de la memoria de la actividad de los juzgados catalanes correspondiente a 2018 y los tres primeros trimestres de este año, que reflejan un aumento del índice delictivo, especialmente de la "pequeña delincuencia", en la capital catalana.

Aumento de la delincuencia

Ese incremento llevó a crear, el pasado mes de febrero, un segundo juzgado dedicado en exclusiva a juzgar delitos leves en la capital catalana que, según el presidente del TSJC, ha logrado el objetivo que se proponía de evitar que "colapsase el sistema". 

Los dos tribunales para delitos leves celebran a diario unos 30 juicios cada uno, lo que según el magistrado ha permitido acortar a aproximadamente un mes el tiempo de espera para la celebración de ese tipo de vistas, que hasta ahora se situaba en ocho meses.

Acortar los tiempos de espera

También se ha habilitado este año en Barcelona un tercer juzgado penal de refuerzo para los juicios rápidos --los dos existentes hasta ahora celebraban una decena de vistas diarias--, lo que no ha permitido acortar los tiempos de demora hasta la celebración de las vistas, que siguen en ocho o nueves meses de promedio, aunque sí ha logrado que no se incrementen. 

Así, según las estimaciones de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), el hurto multirreincidente en el comercio cuesta 300 millones de euros al año a las administraciones públicas españolas. La patronal señala que la impunidad de las bandas organizadas que se dedican a robar en el comercio se ha incrementado tras las dos sentencias que el Tribunal Supremo dictó en 2017 en las que se consideraba que el hurto es un derecho penal de autor, es decir que "se debería castigar igual el primer hurto que los siguientes hasta un número indeterminado".

Multas que nunca se pagan

De hecho, según la CEOE, la consecuencia de que las sentencias para hurtos reincidentes se limiten al pago de multas, es que estas raramente se abona, y el ritmo de denuncias se incrementa hasta las 700.000 anuales, y no existan consecuencias para los delincuentes. 

La ausencia de pena ha derivado, según la patronal, en que las bandas organizadas operen impunemente ante los ciudadanos, que han visto incrementada su inseguridad; los comerciantes, que pierden unos 1.800 millones de euros al año y las fuerzas policiales, "que no ven el fruto de su trabajo". Ante esta situación, ha reclamado la modificación del Código Penal y de la Ley de Enjuiciamiento Criminal Leves con el objetivo de ganar operatividad.

 

 

Destacadas en Vida