Menú Buscar
El cabeza de lista de Junts per Catalunya al Parlamento Europeo, Carles Puigdemont, valora los resultados obtenidos en las elecciones europeas / EFE

Victoria pírrica de Puigdemont

Los juristas insisten en que el expresidente no podrá recoger el acta de eurodiputado, pero “hará mucho ruido”; eso inquieta a ERC, a pesar de aumentar su poder territorial de cara a las catalanas

5 min

Euforia en las filas neoconvergentes tras constatar que la marca Puigdemont resiste. Y de qué manera. El de Waterloo logró 987.149 votos en Cataluña (28,5%) en las elecciones europeas, frente a los 733.401 de su adversario independentista, Oriol Junqueras (21,20%), que queda en tercer lugar. Una victoria rotunda respecto a ERC, inquieta ante los réditos que el expresidente puede sacar. No obstante, los juristas y la propia Eurocámara insisten en que Carles Puigdemont no podrá tomar posesión del acta sin ser detenido, pues es el Gobierno español el que establece el protocolo. Auguran mucho ruido y propaganda, pero el recorrido es corto. Por el contrario, ERC consolidó ayer su poder territorial en las elecciones municipales, en las que JxCat se hundió.

Puigdemont dice que ha ganado por su apuesta de la unidad del independentismo

¿Inmunidad penal?

“Los problemas o la notoriedad de la elección como eurodiputado de Puigdemont no plantea muchos problemas desde el punto de vista jurídico, puesto que la eventual inmunidad penal que se le conceda lo será para los actos realizados durante su mandato en el Parlamento Europeo”, explica José Antonio Perea Unceta, profesor de Derecho Internacional Público de la Universidad Complutense de Madrid.

Insiste en que la protección de la inmunidad “nunca se ha admitido --en la práctica del Parlamento de Estrasburgo, tampoco en los nacionales-- para asegurar la impunidad por delitos cometidos, sino tan solo para evitar coacciones en su labor parlamentaria, especialmente en la libertad de expresión”.

A juicio de Perea Unceta, el triunfo de Puigdemont en Europa “es un capítulo más de la escenificación de la tragicomedia que desarrolla fuera de España para captar la atención internacional. Pero tiene muy poco recorrido: si va a Madrid a recoger su acta de diputado europeo será seguramente detenido. Y si intenta la obtención de la condición de parlamentario sin cumplir el procedimiento establecido legalmente, podrá discutirlo y protestarlo, pero no le servirá más que para hacer ruido. En el Parlamento Europeo saben perfectamente que este señor tiene pendiente un juicio por presuntos delitos graves cometidos con mucha anterioridad a su elección”.

El Gobierno español decide

También el catedrático de Derecho Procesal de la Universitat de Barcelona, Jordi Nieva, abunda en los requisitos para recoger las actas del Europarlamento. Así, mientras que Oriol Junqueras puede hacerlo en Madrid en un procedimiento similar al que siguió para tomar posesión del escaño en el Congreso --excarcelación y custodia policial--, Puigdemont nunca podrá acceder al acta de eurodiputado sin ser detenido. Para ello debería acudir a Madrid o a la embajada española en Bruselas, aunque el equipo del expresidente insiste en que hay otras fórmulas y se encomiendan a la buena voluntad del Parlamento europeo. “El acta de diputado ya la tengo, me la dan los ciudadanos”, dijo ayer el de Waterloo.

Pero Nieva ve poco probable que la Eurocámara "se implique políticamente en ello", por lo que augura que se inhibirá a favor del Estado español.

Según fuentes del Parlamento europeo, la inmunidad no comienza la misma noche del 26 de mayo. Se aplica a partir del 2 de julio, cuando está prevista la sesión constitutiva del Parlamento europeo, previo acatamiento de la Constitución española y recogida de credenciales.

El caso Ruiz Mateos

En el supuesto que Puigdemont llegara a tomar posesión de su escaño, el Gobierno español podría pedir el levantamiento de su inmunidad. En 30 años solo se ha cursado esa demanda en una ocasión respecto al fallecido empresario José María Ruiz Mateos.

La petición para levantar la inmunidad es analizada por una comisión parlamentaria, que elabora un informe, y es sometido a la votación del Parlamento europeo. De las 68 peticiones recibidas durante esta legislatura, solo una ha sido rechazada.

Destacadas en Política