Menú Buscar
Josep Costa, vicepresidente del Parlamento catalán y diputado del partido de Carles Puigdemont, Junts per Catalunya / EFE

El vicepresidente del Parlament señala a los magistrados que juzgan a Torra

El polémico Josep Costa (JxCat) difunde los nombres de varios de los togados que este jueves decidirán sobre la inhabilitación del 'president'

3 min

El vicepresidente primero del Parlament y dirigente de JxCat, Josep Costa, ha señalado este miércoles a tres de los magistrados del Tribunal Supremo que mañana juzgarán el caso de inhabilitación de Quim Torra por desobedecer a la Junta Electoral Central (JEC).

"Quedaos con estos nombres: Andrés Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo Gómez de la Torre y Antonio del Moral García. Son tres de los siete magistrados que condenaron a los presos políticos. Son tres de los cinco magistrados que mañana juzgan al president Torra por denunciar aquel juicio farsa", ha publicado en su cuenta de Twitter.

Captura de pantalla 2020 09 16 a las 14.00.22
Tuit del vicepresidente del Parlament Josep Costa (JxCat) en el que señala a los jueces que juzgarán a Torra por inhabilitación / TWITTER

"Hostigamiento ideológico" a los jueces

El señalamiento de los magistrados ha sido denunciado por el líder de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, horas después.

La formación naranja ha tildado la actuación del miembro de la Mesa de la Cámara autonómica de "hostigamiento ideológico" a los jueces.

Arrogancia... de palabra

Costa es uno de los dirigentes independentistas más radicales. Hace unas semanas, hizo un llamamiento a la "desobediencia civil" y animó a los ciudadanos a "desbordar la legalidad" para avanzar hacia la secesión. Y poco después, alardeaba de que “miles de independentistas están dispuestos a ir a la cárcel” para lograr la ruptura. Anteriormente, Costa ha equiparado España con la URSS y ha acusado al Estado de dar "un golpe de Estado" contra el Govern.

Sin embargo, la arrogancia del vicepresidente del Parlament contrasta con su actos. Días antes del 1-O, Costa, junto a los otros 21 miembros de la Sindicatura Electoral para el referéndum independentista ilegal, se apresuró a presentar su dimisión horas después de que el Tribunal Constitucional anunciase una multa diaria de 12.000 euros para cada uno de ellos (6.000 euros en el caso de los síndicos territoriales) si dicho organismo no se disolvía inmediatamente.