Menú Buscar
Miles de estudiantes protestan en Barcelona contra los recortes en las universidades junto a profesores, funcionarios y médicos / CG

Las universidades catalanas instan a la Generalitat a acabar con su "grave situación financiera"

Los centros públicos piden al Govern que mejore de forma "inmediata" el sistema y consideran "insostenible" su situación

03.06.2019 19:21 h.
6 min

Las unidades públicas catalanas han lanzado este lunes un SOS alertando sobre su crítica situación financiera, instando a la Generalitat a "tomar decisiones reales y efectivas" para revertir su falta de inversión en los últimos años, y a mejorar de forma "inmediata" el sistema de financiación público. 

Así lo ha advertido este lunes la Associació Catalana d'Universitats Públiques (ACUP), en un comunicado que llega apenas cuatro días después de que la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) alertara de que la institución se encuentra en una "situación límite".

Menos financiación que hace una década

La ACUP ha señalado que la financiación actual es inferior a la de hace una década, una situación que califica de "insostenible". Y advierte de que "grave situación financiera de las universidades públicas compromete el futuro de Cataluña".

Las universidades públicas instan al Govern a asumir que "son una prioridad para el futuro", y a que "las dote presupuestariamente para que sigan siendo instituciones claves en la construcción del país". Según la ACUP, la falta de inversión en las universidades "pone en riesgo la calidad de las universidades y su valoración en los rankings nacionales e internacionales". 

Restricciones económicas

Por todo ello ello, la entidad reclama que se revise el modelo de financiación, ya que "el actual sistema es un lastre para el futuro". La ACUP ha apelado a la "responsabilidad presupuestaria", dado que a pesar de las considerables restricciones económicas que han sufrido las universidades públicas catalanas, éstas "han asumido su responsabilidad con el país y han garantizado el equilibrio presupuestario".

La ACUP insiste en que esta situación "es insostenible" y destaca que con una financiación adecuada, las universidades públicas catalanas "podrían mantener y fortalecer su calidad y prestigio en investigación, docencia y transferencia de conocimiento". 

Situación crítica

Al margen de los aspectos académicos y de investigación, la ACUP también reivindica el papel de las universidades como instituciones que contribuyen decisivamente a la construcción de una sociedad más justa, democrática, responsable, equitativa y socialmente comprometida. Y avisa que "el actual modelo de financiación entorpece esta noble misión".

La ACUP fue creada en el año 2002 por iniciativa de las universidades de Barcelona (UB), Autònoma de Barcelona (UAB), Politècnica de Catalunya (UPC), Pompeu Fabra (UPF), Girona (UdG), Lleida (UdL), Rovira i Virgili (URV) y Oberta de Catalunya (UOC). Su finalidad principal, según señala la asociación, es "ser la voz esencial de las universidades públicas de Cataluña y sumar esfuerzos".

La Generalitat tira balones fuera

Las excusas de la Generalitat no se han hecho esperar. La Secretaría de Universidades e Investigación de la Generalitat ha respondido en un comunicado que la actual situación financiera del Govern, con presupuestos prorrogados y un control de la financiación autonómica por parte del Estado, "dificultan enormemente poder materializar las políticas financieras que Cataluña necesita".

En este sentido, el gobierno catalán ha señalado que esta limitación financiera afecta a las universidades públicas, ya que la falta de presupuesto hace que no se pueda consolidar el primer aumento previsto de 72 millones de euros para mejorar el sistema, así como la voluntad de destinar 42 millones para eliminar el déficit estructural.

Sin soluciones a corto plazo

El Ejecutivo de Quim Torra ha explicado que se ha puesto en marcha el denominado Pacte Nacional per a la Societat del Coneixement, que tiene entre sus prioridades fijar las bases de un nuevo modelo de financiación de universidades, que las dote de los recursos necesarios para asegurar su suficiencia, estabilidad y continuidad.

El objetivo en el marco de este pacto, según la Generalitat, es que las políticas de conocimiento del Govern alcancen a medio plazo un presupuesto de 1.200 millones de euros anuales, un 0,6% del PIB catalán. La Generalitat ha asegurado que tiene la voluntad de dotar a las universidades públicas de una financiación justa como "motor y punta de lanza" de la economía del conocimiento.