Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en una reunión telemática del Govern / EFE

Torra reconoce su mala gestión del coronavirus en las residencias después de 360 muertos

El presidente del Govern evita hacer autocrítica sobre la falta de protocolos de los centros geriátricos al inicio de la epidemia

5 min

El presidente del Govern, Quim Torra, reconoce ahora su mala gestión de la crisis del coronavirus SARS-CoV-2 en las residencias para personas mayores, después de que hayan registrado ya 360 muertos. "Hay cosas que la Generalitat no ha hecho bien”, ha admitido.

Una disculpa que se refiere a una parte del problema, la menos importante. En una entrevista a la Cadena Ser ese jueves, matiza que el Govern “no ha hecho bien en informar de la situación de las residencias con la claridad que lo tendríamos que haber hecho desde el primer momento".

Residentes contagiados

No ha hecho referencia, en cambio, a la falta de equipos de protección para los profesionales que trabajan en estos centros, ni a la falta de protocolos, durante los primeros días, de cómo actuar en caso de que se produzca un caso.

La Generalitat cifra en 362 los ancianos fallecidos por coronavirus SARS-CoV-2 en residencias para personas de la tercera edad en Cataluña desde el pasado 15 de marzo. Asimismo, otras 830 personas mayores han sido diagnosticadas con el virus. De los 64.093 internados en alguna de las 1.073 residencias públicas y privadas en esta comunidad autónoma, más de 800 han dado positivo por Covid-19 y 129 han sido derivadas a centros hospitalarios.

Bloqueo al Ejército

El Govern en cambio, ha bloqueado la desinfección de 40 residencias por parte del Ejército. La Generalitat de Cataluña se resiste a dar el visto bueno a la Unidad Militar de Emergencias (UME) para que acuda a los centros de ancianos y proceda a su limpieza. Este mismo miércoles, el teniente de alcalde de Sant Cugat del Vallès, Pere Soler, lamentaba la “negligencia” del Ejecutivo catalán por frenar la actuación del Ejército en residencias, para realizar tareas de desinfección.

El secretario de Asuntos Sociales y Familias del Govern catalán, Francesc Iglesias, reconocía este miércoles que un total de 317 residencias presentan al menos algún interno con sintomatología compatible con la epidemia, lo que representa el 30% del total de las que hay en Cataluña.

Escasa autocrítica

Torra no responde a esta situación, sólo hace una pequeña autocrítica sobre la falta de información que ha dado el Govern y que, admite, "ha creado una situación de alarma social", así como “desconfianza y angustia a la población”.

Considera que el Govern no ha sido "suficientemente cuidadoso" para explicar cuál era la situación de las residencias y los planes que tiene la Generalitat para estos centros. Unos planes que han resultado inexistentes hasta que se han empezado a dar los primeros contagios.

Críticas a Sánchez

Mucho más duro ha sido el presidente catalán con el Gobierno, al que responsabiliza de la falta de material sanitario para hacer frente al coronavirus SARS-CoV-2. “No podemos esperar nada de Madrid porque no llega nada de Madrid", reprocha.

Asegura que tan solo entre el 8% y 10% del material utilizado por el Govern proviene del Ejecutivo de Pedro Sánchez. En cambio, no ha se ha referido en ningún momento a la voluntad de la Generalitat de retener los kits de detección rápida del Covid-19 que ha empezado a repartir la Diputación de Barcelona, con el permiso del Gobierno.

Sobre el confinamiento de la población impulsado por el Estado, Torra considera que deberá alargarse más allá de lo previsto, "hasta que los expertos digan que no hace falta". "Ojalá no sea así", afirma, pero subraya que no es una decisión política sino que la deben tomar los profesionales.