Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El consejero de Educación del Govern de la Generalitat, Josep Gonzàlez-Cambray, en el centro, flanqueado por la secretaria general de Educación, Patrícia Gomà, y la de Transformación Educativa, Núria Mora, este miércoles / EDUCACIÓ

El Síndic Ribó y el Govern espían la lengua de los profesores en plena polémica sobre el castellano

El defensor del Pueblo catalán impulsa una encuesta a alumnos de Primaria y ESO en colaboración con la Consejería de Educación, que cree innecesario pedir permiso a las familias

2 min

“Estás a punto de responder a la Encuesta sobre derechos de los niños y adolescentes de Cataluña. Este curso 2021/2022 te preguntamos aspectos relacionados con tus derechos y usos lingüísticos. Por este motivo, las preguntas del cuestionario hacen referencia al conocimiento y uso de las lenguas en casa, en la escuela y en el tiempo libre. También encontrarás algunas preguntas relacionadas con tus características personales. Antes de empezar, elige la lengua en la que quieres responder la Encuesta: catalán o castellano”.

Así encabeza el Síndic de Greuges una encuesta dirigida a los alumnos de quinto de Primaria y tercero de ESO que la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) califica de “estudio encubierto”, pues se trata de un sondeo sin el permiso de los padres. En este sentido, en una reunión con responsables de centro, el consejero de Educación, Josep González Cambray [ver video], ha asegurado que “se puede hacer la consulta jurídica, pero no hace falta pedir permiso a las familias porque las preguntas son anónimas y voluntarias”.

 

encuesta
Preguntas de la encuesta del Síndic de Greuges sobre lengua en las escuelas

 

En la encuesta analiza en cada asignatura si el docente imparte la materia solo en catalán, más en catalán que en castellano, en ambas lenguas, más en castellano que en catalán, solo en castellano o en inglés u otras lenguas extranjeras. También hay un paquete de preguntas sobre el nivel C de catalán de los profesores.

La iniciativa tiene lugar en plena polémica sobre las resoluciones judiciales que obligan a impartir un 25% de horario lectivo en castellano, ya que el Govern se niega a acatar las sentencias.