Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pedro Sánchez durante su intervención del mediodía del sábado desde la Moncloa / EFE

Sánchez llama a unos nuevos Pactos de la Moncloa en España

El presidente del Gobierno propone “unión política” al resto de partidos y se dirige también a la Unión Europea: “No puede fallar esta vez”

5 min

El presidente Pedro Sánchez ha llamado a la “unión de las fuerzas políticas” para lograr, una vez se supere la crisis sanitaria, el relanzamiento de la economía. Y ha aludido directamente a lo que España “fue capaz de hacer hace 40 años, los Pactos de la Moncloa”. Sánchez ha justificado la necesidad de prorrogar el estado de alarma dos semanas más, hasta las “00.00 horas del 25 de abril” para acabar de “doblegar” la curva de los afectados por el coronavirus, pero en su comparecencia ha querido insistir en la “unión política”, en la necesidad de acordar medidas, como ocurrió en la transición con los Pactos de la Moncloa, que permitieron la transición de la dictadura a la democracia en un escenario de profunda crisis económica.

Sánchez ha incidido en esa cuestión, sin olvidar que esa unión en España se deberá complementar con acuerdos en la Unión Europea. “La Unión Europea no puede fallar esta vez”, ha señalado, asegurando que él desea encabezar ese proyecto para que se ofrezcan medidas a los países que incurran en un aumento de deuda debido al incremento del gasto público para hacer frente a la crisis por el coronavirus. El próximo martes se celebra un Consejo Europeo que será decisivo en ese aspecto.

Dejar atrás "los reproches"

El jefe del Ejecutivo ha señalado que habrá medidas para “desescalar” la severidad del estado de alarma y de las medidas adoptadas respecto al tejido económico conforme se vaya superando la llamada curva de los afectados por el virus. Pero no ha dado por hecho un cambio drástico. Será paulatino, una vez esa curva comience a descender con claridad. Y no ha dado por hecho que no deba pedir más prórrogas del estado de alarma. "No saldremos de casa, primero iremos por un pasillo", ha afirmado, para dejar claro que en tres semanas no se superará la crisis.

Su énfasis, después de recibir severas críticas esta semana, se ha centrado en la “unidad”, y en dejar atrás “reproches, ámbitos regionales, o egoísmos o a los que creen que se presenta una oportunidad para nuestra fortuna”. Con ello ha querido orillar las críticas que ha formulado el PP o las que viene formulando desde hace semanas el independentismo catalán. Se trata ahora de conseguir apoyos para “reconstruir” el tejido productivo. Y ha dado por hecho que eso pasa por “retraer recursos para generaciones venideras”, lo que implicará un aumento notable de la deuda pública.

"Blindar el plan de salida"

El cambio lo ha dado el propio Sánchez, porque antes de su comparecencia para dar cuenta de la prórroga de dos semanas del estado de alarma, el presidente del Gobierno ha llamado a Pablo Casado y a Inés Arrimadas, la líder de Ciudadanos, y lo hará con el resto de dirigentes políticos para detallarles las medidas adoptadas. Tras ser criticado por tomar decisiones de forma unilateral, justificadas por el Ejecutivo por la “urgencia” de la situación, Sánchez quiere ahora “blindar” el plan de salida de la crisis por el coronavirus, que pasará, primero, por convalidar el decreto que aprobará este martes el Consejo de Ministros en el Congreso, previsiblemente el próximo jueves.

Y ya ha contado con ese apoyo. Tanto Pablo Casado como Inés Arrimadas han señalado que ofrecerán sus votos en el Congreso. La líder de Ciudadanos ha añadido que le ha pedido a Sánchez consensuar medidas, como si se tratara de unos nuevos Pactos de la Moncloa, un guante que ha recogido el jefe del Ejecutivo en su comparecencia posterior.