Menú Buscar
Antoni Morral, el exalcalde de Cerdanyola del Vallès que Puigdemont ha elegido como secretario general de la Crida Nacional / CRIDA

Puigdemont elige a Antoni Morral y a sus consejeros más fieles para la Crida

Artadi, Calvet y Borràs se unen a la dirección del nuevo partido que estará presidido por Jordi Sànchez, el exlíder de la ANC en prisión provisional

26.01.2019 13:44 h. Actualizado: 26.01.2019 14:15 h.
5 min

El expresidente catalán, Carles Puigdemont, ha elegido a sus consejeros más fieles para la dirección de la Crida Nacional per la República, el nuevo partido político que celebra su congreso fundacional este sábado en el CCIB de Barcelona. Elsa Artadi, la responsable de Presidencia; el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet; y la titular de Cultura, Laura Borràs, forman parte de la lista de 19 personas que conforman la cúpula de la formación.

Tal y como se preveía, el exlíder de la ANC Jordi Sánchez, que está en prisión provisional, será el presidente de la nueva formación. Su situación procesal deja la Crida en manos de Antoni Morral, un “comunista evolucionado”, tal y como indicaron miembros de PDeCAT a Crónica Global este viernes. El exalcalde de Cerdanyola del Vallès (Barcelona) por ICV proviene del mundo del PSUC, aunque le une con el resto de políticos que se han sumado al partido de Puigdemont su defensa sin matices del proyecto independentista catalán.

Cargos de PDeCAT y ERC

La candidatura oficialista también incluye a otros diputados que cumplen con esta misma máxima, como Gemma Geis o Albert Batet. Así como los excargos socialistas que abandonaron el PSC por el procés, como Ferran Mascarell y Marina Geli. Además de Calvet, Puigdemont ha conseguido pescar de PDeCAT a Montse Morante, que forma parte de los cuadros del partido, para incluirla en la dirección del Crida. Así como al alcalde de Montblanc (Tarragona), Pep Andreu, que es militante de ERC y que acaparó los titulares de los diarios cuando se sumó a la huelga de hambre de algunos presos independentistas.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el congreso fundacional de la Crida Nacional per la República / CRIDA

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el congreso fundacional de la Crida Nacional per la República / CRIDA

A pesar de los llamamientos al unidad del independentismo que se han escuchado tanto en el congreso fundacional de la Crida o que ha hecho la propia Artadi en una entrevista en TV3 este mismo sábado por la mañana --ha reclamado una lista unitaria para Barcelona sin aclarar si estará en ella--, la división entre los partidos prosigue. Los primeros espadas republicanos han evitado estar presente en la puesta de largo de la plataforma que intenta ocupar el espacio neoconvergente más irredento. El partido está representado por Isaac Peraire y Marta Vilare, cargos locales y miembros de la ejecutiva de ERC.

Carta de Sánchez

El congreso de la Crida Nacional per la República se ha iniciado con retraso por los problemas en la acreditación de los participantes. La agenda del día se ha iniciado con una discusión de la ponencia política y la elección de la presidencia y la secretaria general. La lista oficialista se enfrentaba a una encabezada por el abogado y exconcejal de CiU en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) Jordi Ferrés y el el escritor Oriol Izquierdo. Aunque todos los presentes reconocían ya de partida que tenía unas posibilidades muy limitadas de prosperar.

Morral ha leído una carta de Sánchez en la que ha defendido que el equipo de la Crida es “ideológicamente plural” y “profesionalmente potente”, además de destacar que todas las personas que la conforman son “honestas”.

“Hijos” del 1-O

Tanto el líder independentista como Eduard Pujol, portavoz adjunto de JxCat que preside el congreso de la Crida, han reivindicado que el partido y el equipo que lo dirigirá tienen como objetivo “hacer efectivo el mandato del 1-O”. Artadi, en su intervención, ha remarcado que es el espacio común de los “hijos del 1 de octubre” y que intentarán ser “dignos de los presos y represaliados”.