Menú Buscar

Puigdemont consigue colarse en el Parlamento belga

Diputados miembros de una asamblea catalano-flamenca le han invitado a visitar el martes la Cámara federal y la de la región de Flandes

Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat prófugo de la justicia en Waterloo (Bélgica), en un acto público / EFE
02.12.2018 20:33 h.
3 min

Después de un año de intentarlo sin éxito, Carles Puigdemont ha conseguido al fin su objetivo de entrar en el Parlamento federal belga. Aunque no como a él le gustaría.

El expresidente de la Generalitat deberá conformarse con participar en un desayuno en el restaurante del edificio y, después, hará un recorrido guiado a través de la Cámara. La visita, no oficial, será este martes por la mañana, según informa el diario Le Vif.

Audiencia informal

Su programa contempla una "audiencia informal" con una delegación catalana en el Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento. Un punto, sin embargo, que no aparece contemplado en la agenda de la Comisión.

Puigdemont ha sido invitado por diputados miembros de una asamblea parlamentaria catalano-flamenca. Ese mismo día, acudirá al Parlamento de Flandes donde --allí sí-- se espera que sea recibido por Jan Peumans, presidente de la Cámara de dicha región y líder del partido independentista N-VA. Posteriormente, está previsto que atienda a la prensa.

Polémica diplomática

Cabe recordar que el propio Peumans protagonizó el pasado mes de octubre una agria polémica a causa de sus continuas descalificaciones y sus críticas a la justicia española por sus decisiones sobre el procés. Unas salidas de tono que propiciaron que el Ejecutivo retirara del estatus diplomático al delegado del Gobierno de Flandes en España, André Hebbelinck.

El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, también tiene previsto verse con Peumans este mismo lunes durante un encuentro en la Cámara flamenca. El dirigente de ERC se desplazará en las próximas horas a Bélgica, donde permanecerá hasta el miércoles.  

Hace nueve meses, el Parlamento federal belga había rechazado que Puigdemont interviniera en un coloquio en su sede. Casi un año después, ahora parecen haber encontrado la fórmula para contentarle.

¿Quiere hacer un comentario?