Menú Buscar
El expresidente catalán Carles Puigdemont, en una conferencia pública / EFE

Puigdemont antes de declarar la DUI: "No hay nada"

El 'expresident' prófugo ignoró un último intento de mediación del lendakari Íñigo Urkullu antes de declarar la independencia unilateral frustrada

22.10.2018 08:01 h.
6 min

El expresident prófugo Carles Puigdemont avisó al anterior Gobierno catalán de que "no tenían nada" preparado antes de declarar la independencia unilateral de Cataluña, la llamada DUI, el 27 de octubre de 2017. El exjefe de Gobierno, hoy huido de la justicia en Bélgica, alertó a los grupos parlamentarios de Junts per Sí (JxSÍ) y ERC el jueves 26, un día antes del anuncio, de que la causa no contaba con apoyo internacional de ningún país, de que no podía garantizar el control de los Mossos d'Esquadra y de que las llamadas estructuras de Estado, como la Hacienda catalana, no estaban a punto.

Según ha informado El Periódico, la admisión de Puigdemont se produjo a preguntas de los electos durante el cónclave. Tras anunciar que "no tenemos nada", ni siquiera la seguridad de que habría un pacto para abordar la situación de 'los Jordis', que en aquel momento eran los dos únicos reos en prisión preventiva por el proceso catalán, algunos diputados pidieron que el expresident y Oriol Junqueras, exvicepresidente económico, cesaran de sus cargos. El prófugo respondió que se disponía a disolver el Parlamento catalán y convocar elecciones. Dijo que contaba con que el entonces presidente Mariano Rajoy no iba a aplicar el artículo 155 en Cataluña. Ese extremo, matizó el también exalcalde de Girona, no lo podía garantizar.

Ignoró un último intento de Urkullu

Pese al reconocimiento el día anterior de que el Govern no contaba con mimbre alguno para fundar un eventual país separado de España, Puigdemont siguió adelante. En esa senda ignoró el expresident un último intento del lendakari vasco Íñigo Urkullu de no declarar la DUI. Arguyó el político vasco en una carta de tres puntos remitida a Puigdemont el viernes por la mañana que la "ejecución del 155" se suspendería “en tanto en cuanto el Parlament, el Govern o el president no declaren la independencia de Cataluña. Asimismo, Urkullu proponía en un segundo punto "iniciar sin demora un proceso de diálogo encaminado a la consecución de un pacto de convivencia que ponga fin al desencuentro presente".

El lendakari Íñigo Urkullu intentó una última mediación el día en que se declaró la DUI frustrada en Cataluña / EFE

El lendakari Íñigo Urkullu intentó una última mediación el día en que se declaró la DUI frustrada en Cataluña / EFE

Concluía su desesperada misiva instando al expresident huido a convocar "inmediatamente elecciones autonómicas" que permitirían "conocer el sentir mayoritario en la sociedad catalana, así como su voluntad en torno a su futuro político". Dirigiéndose también a Puigdemont; Rajoy; el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la excoordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal y Andoni Ortuzar, presidente del PNV, Urkullu les llamó a "abrir un momento de distensión" y les recordó que "acordar no es claudicar, es un ejercicio de responsabilidad compartida".

Ponsatí: "La DUI, un accidente"

La revelación de que Carles Puigdemont sabía que el Gobierno catalán "no tenía nada" pero que, pese a todo, declaró la independencia unilateral de Cataluña en el Parlamento catalán, no es la primera muestra de que la DUI fue una añagaza para contentar a los secesionistas más radicales. La exconsejera de Enseñanza, Clara Ponsatí, indicó el pasado fin de semana que el expresident declaró la separación "por accidente", ya que su voluntad inicial era convocar elecciones anticipadas. Finalmente, el dirigente independentista prófugo de la justicia siguió adelante, pese a que "todos los que tenían que hacer algo sabían que no harían nada". Según la también profesora en la universidad escocesa de Sant Andrews, aquella DUI "fue un poco un brindis al sol".

Ambas informaciones llegan cuando el expresident que eludió la acción de la justicia --está imputado por delitos de rebelión y sedición por organizar el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 y la citada DUI del 27 de octubre del mismo año-- ha convocado para hoy lunes una reunión para dilucidar cuál será el futuro del llamado Consejo de la República. En el encuentro, al que están invitados JxCAT; ERC y las entidades pseudociviles, se debatirá qué hacer con el pseudoconsejo de gobierno paralelo que ha montado Puigdemont en Waterloo (Bélgica), donde permanece huido de la justicia. La CUP ya ha anunciado que dará plantón a la reunión.