Menú Buscar
Los primeros ciudadanos votan en la Escola Reina Violant de Gràcia (Barcelona) / CG

Los problemas informáticos ralentizan la votación en los colegios abiertos

El sistema de votación se ha restablecido en algunos sitios, mientras que en otros se plantea hacerlo a mano

2 min

Los problemas informáticos han marcado el referéndum en los colegios que han permanecido abiertos. La aplicación creada por el Govern para posibilitar el censo universal, es decir, que los ciudadanos que quieran votar lo puedan hacer en cualquier centro y sólo una vez, ha fallado. Esta dificultad se ha añadido a las actuaciones y cargas de la Policía Nacional y de la Guardia Civil para impedir el 1-O.

Manresa, Sant Feliu de Guíxols y varios colegios de Barcelona han sufrido los problemas informáticos. Esto ha provocado situaciones de impaciencia entre los concentrados en los centros abiertos, que ya formaban filas para votar. Ha sido el caso del mayor centro de votación de la capital catalana, la Escola Industrial.

Sistema restablecido

Allí, las mesas se han constituido a las 9.00 horas aunque las colas formadas por cientos de personas no se habían movido más de una hora después. En la Escola Reina Violant de Gràcia, también en Barcelona, la imagen ha sido similar. Las personas mayores que habían acudido al recinto han podido entrar para esperar sentadas y a cobijo a que se restableciera el sistema informático de votación.

Colas para votar

Personas mayores sentadas en el interior de la Escola Reina Violant de Gràcia (Barcelona) / CG

En algunos puntos, el sistema se ha restablecido y se ha podido iniciar la votación, como ha ocurrido en la Escola Provençals de Poblenou (Barcelona). En otros sitios, se ha planteado la posibilidad de hacerlo a mano mientras continúe el sistema inoperativo. La Generalitat asegura que trabaja para resolver las dificultades informáticas lo antes posible. 

La Guardia Civil entró el sábado en el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), el organismo que creó el sistema informàtico del referéndum. A raíz de la instancia judicial, los agentes clausuraron 29 aplicaciones e intervino el software