Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la sede Plató del Hospital Clínic Barcelona / Cedida

Las sombras de la fusión Clínic-Plató llegarán al Parlament

Vox exigirá la comparecencia del 'conseller' Argimon, la directora del CatSalut y el gerente Campistol para explicar la polémica integración

3 min

Al Parlament. Las sombras de la fusión hospitalaria más controvertida de los últimos años en Cataluña, la integración de Hospital Plató en el Hospital Clínic Barcelona, se debatirá en la cámara catalana de la mano de Vox, que entrará una batería de preguntas y peticiones de comparecencia. 

Según los documentos a los que ha accedido este medio, la diputada María García, representante del partido verde en la Comisión de Salud, pedirá que el consejero del ramo Josep Maria Argimon, la directora del CatSalut Gemma Craywinckel y el gerente del Clínic, Josep Maria Campistol, para que expliquen los detalles de la operación. 

Preguntas

Asimismo, García exigirá información precisa sobre el movimiento, que aunque se enmarcó en la sanidad concertada, implicó dinero público, como reveló el exdirector del CatSalut, Adrià Comella. La diputada de Vox plantea conocer la contribución del Clínic a la Fundació Plató Social --la resultante de la integración y que integran los expatronos--; los "cambios del esquema retributivo y organizativo" y los indicadores que justificaron la alianza. 

Asimismo, desde la fuerza de Ignacio Garriga quieren conocer qué seguimiento se hace del convenio; la valoración de activos y pasivos de la Fundació Plató Social --que se ha quedado con derechos urbanísticos y más de seis millones en fondos propios--; los activos y pasivos traspasados entre ambas partes y por qué la entidad social desgajada se ha quedado con derechos de vuelo y subedificación, como explicó este medio

Sombras

La petición de comparecencias y la batería de preguntas que entrará Vox llegan tras desvelar Crónica Global que los expatronos de Plató se han quedado con jugosos activos para su labor social. Ello cuando el hospital que regían se sostenía con dinero público, pues dependía del concierto con el CatSalut, sin el no habría sido rentable. 

Asimismo, la due diligence previa a la integración de los dos hospitales a principios de 2021 afloró graves dudas en la gestión del centro sanitario más pequeño, como impago de impuestos, cesión ilegal de empleados o fraude laboral.