Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La activista independentista Pilar Rahola / EUROPA PRESS

Pilar Rahola responde a las críticas del vídeo de su piscina en Cadaqués: “Me la sopla”

La activista dice que en su casa hace lo que le “da la gana” e invita a los tuiteros a que “lo digieran”

3 min

La escritora y activista independentista Pilar Rahola ha respondido este lunes a las críticas sobre el vídeo que publicó el fin de semana en Instagram en el que aparecen “amigos” suyos en su piscina de Cadaqués mientras bromean con la independencia. En este escenario, y ante el revuelo generado, afirma que en su casa hace lo que le “da la gana” e invita a quien se haya sentido ofendido a digerirlo: “Me la sopla”.

Rahola ha intervenido este lunes en Catalunya Ràdio para explicar que algunas de las reacciones las puede “entender”, pero otras le parecen “enfermizas”. “Pero llega un punto que me la sopla”, ha añadido, antes de precisar que se “la soplan” las “animaladas” que se leen en las redes, no así la gente “enfadada” y “ofendida” que responde de “forma razonada”. “O te proteges y pasas o…”, ha añadido.

“Estamos gorditos”

A renglón seguido ha declarado que en su casa hace lo que le “da la gana”, y ha matizado que antes de subir ningún contenido tiene el permiso de todos los que aparecen en las imágenes. Sobre los protagonistas de estos polémicos vídeos –el expresidente de Òmnium Jordi Cuixart, el crítico Vicenç Altaió y la directora de cine Isona Passola, entre otros— asegura que se conocen desde hace muchos años, que son del “grupo de Cadaqués”, que han “sufrido juntos” y también tienen derecho a pasarlo bien y reírse de sí mismos.

“Enseñar momentos alegres, divertidos, donde se vea que no estamos amargados, pues nos parece bien”, ha proseguido. De hecho, asume que hacen un “ridículo espantoso”, porque están “gorditos”, pero todo es “mucho más inocente” de lo que parece, según ella, tras las críticas de diversos sectores que les afean que bromeen sobre la independencia desde una piscina en Cadaqués.

“Que lo digieran”

“Y convertir esto en una causa nacional, y una decepción nacional… hay gente que está enfadada por muchas cosas y lo vuelca aquí, pues que lo digieran”, ha considerado. De hecho, ni piensa amargarse ni preocuparse “más de la cuenta”: “Hay muchas campañistas en las redes a las que no les hago ningún caso”, ha sentenciado.