Menú Buscar
La Conferencia Episcopal Tarraconense se reunió en Tiana / EUROPA PRESS

Los obispos catalanes piden considerar la situación personal de los presos

Desde la Conferencia Episcopal Tarraconense, los prelados se han pronunciado por la "legitimidad moral" del independentismo

16.02.2018 12:00 h.
4 min

Los obispos de las diez diócesis de Cataluña han mostrado este viernes su "preocupación" por la situación de prisión preventiva de Oriol Junqueras, Joaquim FornJordi Sànchez y Jordi Cuixart, y han pedido "una reflexión serena" sobre su encarcelamiento y que se consideren "las circunstancias personales de los afectados".

Los obispos de Cataluña se han pronunciado por primera vez sobre los cuatro encarcelados acusados, entre otros delitos, de rebelión y sedición por el procés independentista en un comunicado conjunto aprobado en una reunión de la Conferencia Episcopal Tarraconense celebrada en Tiana (Barcelona) en el que reconocen que "en Cataluña existe un problema político de primer orden".

Como ciudadanos y líderes de la Iglesia en Cataluña, también defienden "la legitimidad moral de las varias opciones sobre la estructura política de Cataluña que se basen en el respeto de la dignidad inalienable de las personas y de los pueblos", y se defiendan de forma pacífica y democrática, aunque han admitido que no les corresponde a ellos optar por una determinada propuesta en los nuevos escenarios planteados recientemente.

Impulso de la democracia

En este sentido, consideran que "es necesario que, con voluntad de servicio, los parlamentarios elegidos el 21D impulsen los mecanismos democráticos para la formación de un nuevo gobierno de la Generalitat que actúe con sentido de responsabilidad para con todos los colectivos del país, y especialmente los más necesitados de superar las consecuencias de la crisis institucional, económica y social que vivimos".

Con motivo del inicio de la Cuaresma, los obispos consideran que no pueden "obviar los acontecimientos políticos y sociales que se han producido en los últimos meses en Cataluña" y hacen un llamamiento "a todos a hacer un esfuerzo para rehacer la confianza mutua dentro de una sociedad como la nuestra en la que se da una gran pluralidad cultural, política y también religiosa".

Problemas políticos de primer orden

Según los obispos, "no podemos ignorar ni menospreciar que en relación a Cataluña existe un problema político de primer orden que obliga a buscar una solución justa a la situación creada que sea mínimamente aceptable para todos, con un gran esfuerzo de diálogo desde la verdad, con generosidad y búsqueda del bien común de todos".

Dicen estar preocupados por la prisión preventiva de algunos antiguos miembros del gobierno y de algunos dirigentes de organizaciones sociales y "sin entrar en debates jurídicos", piden "una reflexión serena sobre este hecho, en vistas a propiciar el clima de diálogo que tanto necesitamos y en la que no se dejen de considerar las circunstancias personales de los afectados".