Menú Buscar
Operación policial de los Mossos d'Esquadra contra los narcopisos en el Gótico ayer viernes, 25 de mayo / CG

Los cinco 'pinchazos' del plan de narcopisos de Colau

La batería de medidas contra la venta de droga en el corazón de Barcelona en verano "funcionará sólo a largo plazo", según la policía

26.05.2018 00:00 h.
7 min

Son los cinco pinchazos del plan contra los narcopisos de Ada Colau. La batería de medidas contra la venta de droga en el centro de Barcelona "funcionará sólo a largo plazo", según fuentes policiales consultadas. Las actuaciones urgentes pactadas ayer por la alcaldesa con el jefe de la oposición municipal, Xavier Trias (Grup Demòcrata), no darán resultados en verano, como pretenden ambos partidos. Cinco son los principales defectos de un programa que se presentó minutos antes de la sesión plenaria y que no concitó el consenso de todos los grupos municipales.

1. Insuficiente refuerzo de la Guardia Urbana. El documento presentado por Barcelona en Comú y la marca del PDeCAT en el Ayuntamiento de Barcelona destina dos millones a seguridad. "Prevé aumentar los recursos disponibles, mejorar la coordinación con los juzgados y el resto de cuerpos policiales". Cita la división de investigación de la Guardia Urbana, el operativo Cepillo conjunto con los Mossos d'Esquadra y una dotación extra de dos patrullas del cuerpo local de seguridad por barrio. "Insuficiente. La Urbana es quien llega primero a los puntos de distribución de droga y decomisa las sustancias. Ello si lo hacen de paisano. Si es disuasorio, son necesarias unidades de la Unidad de Apoyo Policial (USP). El plan no cita ni a unos ni a otros", indicaron voces del cuerpo. "Seguirán faltando agentes. Dos patrullas no son nada: hay que mirar la ratio policía por ciudadano. Y para Barcelona, seguirá siendo baja. Sin aumentarla no se acabará con los pisos de los narcos", agregaron.

2. Exceso de técnicos y mediadores. La primera medida del plan contra los narcopisos en Ciutat Vella en verano movilizará a diez auxiliares de espacio público, doce técnicos de intervención social, dos técnicos para convivencia en comunidades de vecinos y siete técnicos de intervención comunitaria y mediación intercultural a media y jornada completa. "Un despliegue inútil. Los técnicos no pueden hacer cumplir ni las ordenanzas de civismo. Pueden sólo informar o avisar a la policía. ¿Dejará un narco de consumir por el hecho de que alguien le informe? Y una víctima de la droga, ¿dejará de consumir?", se pregunta la UGT de la Guardia Urbana. Los vecinos también dudan. "Es complicado que los mediadores guíen a los toxicómanos a rehabilitación. O incluso a la sala de venopunción. No tienen poder coercitivo", recordó Carlos, de la Asociación de Vecinos Robadors-Picalquers-Roig (RPR).

plan narcopisos colau ciutat vella

Intervención del cuerpo de Mossos d'Esquadra contra los narcopisos en Barcelona ayer / CG

3. Problemas con los pisos vacíos. El gobierno municipal de BComú promete "movilizar las viviendas vacías y sancionar a los grandes tenedores, así como agilizar el tapiado de piso vacíos para evitar okupaciones". Pese a ser una larga demanda vecinal, no deja de entrañar dificultades. "Tapiar está bien, pero no es la solución. Los narcos han reokupado pisos tapiados con facilidad", ha declarado Carlos. Desde la policía recuerdan que los sellados de los narcopisos vaciados "deben certificarse con deficiencias estructurales". Por último y no menos importante, el ayuntamiento ya prometió movilizar 4.000 viviendas vacías durante su mandato. Descubrió que había menos unidades deshabitadas de la cuenta en la ciudad. El concejal del ramo, Josep Maria Montaner, agregó que esta medida se incumplió también por dificultades del mercado.

4. Recaudación de sanciones complicada. El plan de choque admite el "bajo nivel de recaudación" de las sanciones interpuestas en virtud de la ordenanza de civismo. Por ello, avanza que se "garantizará su cumplimiento" y se "hará efectivo" el cobro de las multas. "Es muy complicado. Porque tanto los vendedores de droga como los compradores son, en su inmensa mayoría, extranjeros", ha indicado Carlos, de Illa RPR. "Ello es así, guste o no. Barcelona es la nueva Ámsterdam por la tolerancia en venir a consumir drogas. Hay narcoturismo", añade. ¿Es posible "hacer cumplir" la ordenanza? "No por parte de los agentes cívicos. De nuevo, pueden informar o mediar, pero no sancionar. Y en Ciutat Vella hablamos de la existencia de un abanico de delitos vinculados al narcotráfico que debe atajarse", remachan fuentes policiales.

5. Sin voluntad política con los manteros. La tercera pata del plan es la redacción de un programa específico contra la pernocta en la calle y la venta ambulante en Ciutat Vella y la zona del parque de la Ciutadella. ¿Se podrá acometer? "Pueden escribir lo que quieran, pero el procedimiento ya existe. Es la circular Víctor Alfa contra los manteros. Lo que falta es voluntad política para aplicarla sin titubeos", indican fuentes no oficiales de la Guardia Urbana. "Hay otra dificultad: la resistencia de los vendedores. En Barcelona se sienten protegidos, fuertes. No entienden que ellos en realidad son víctimas de las mafias asiáticas, que son las que se lucran pervirtiendo la propiedad intelectual", abundan. ¿La solución? "Controles en las entradas del parque. Es tan sencillo como eso", remachan agentes de a pie de la Urbana.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información