Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
David Madí entra en su despacho para proceder al registro de la Guardia Civil  / PABLO MIRANZO (CG)

Madí y Vendrell intentaron sacar tajada de la crisis del coronavirus

El republicano instó a Aragonès a “marcar paquete” en la gestión del Covid y pretendía participar en el negocio de los test rápidos, mientras que el convergente quiso contactar con el ministro Illa

4 min

David Madí y Xavier Vendrell, detenidos hoy por una supuesta trama de financiación ilegal del procés, intentaron sacar tajada de la crisis del coronavirus. Así lo explica el juez instructor, Joaquín Aguirre, a modo de ejemplo de los contactos y las influencias que ejercían ambos acusados de malversación de caudales públicos.

En el auto relativo a la entrada y registro en el despacho y el domicilio particular de Madí, el juez hace referencia al uso que hizo de sus contactos con la finalidad de lograr contratos públicos.

“Contactos se han hecho extensivos a la Agencia Catalana del Agua para lo que Madí trata de influir en Lluís Ridao, su director, con el objetivo de que se realice un concurso sobre la detección de Covid en agua. Hasta tal punto llega su esfera de poder que pretende proponérselo a Salvador Illa, ministro de Sanidad, accediendo a él a través de José Luís Ábalos, ministro de Transporte", indica el documento. 

"El desbarajuste de la crisis del coronavirus"

Madí “ha intentado obtener rédito económico de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Esos negocios pasaron por activar una vez más, sus contactos políticos, como Víctor Cullell, secretario de Govern, o Braulí Duart, secretario general de Interior. Este último le explicó el desbarajuste que se estaba viviendo en la gestión de la crisis” si bien “hasta el momento no se ha podido corroborar si esas intenciones fructificaron, no es descartable que Madí se haya podido ver beneficiado por alguna adjudicación pública”.

Xavier Vendrell
Xavier Vendrell

El también detenido Xavier Vendrell participó en la gestión de los centros que se abrieron para ingresar a personas procedentes de residencias afectadas por la enfermedad Covid-19. A cambio percibió 5.000 euros. Además, intentó obtener un mayor rédito económico a través de asociarse con Sergio Brenner, David Anidjar y David Madí para proveer de test rápidos a la administración catalana “sin que se haya podido determinar si tales intenciones fructificaron”.

Además, según afirmó Vendrell, el Departamento de Salud “había dejado a las residencias a los pies de los caballos” por lo que le dijo a Pere Aragonès, vicepresidente del Govern, que “no hemos salido con ventaja, aquí el independentismo necesita salir con ventaja de la crisis... porque si no, no podemos... no podemos marcar paquete. No, no... como le quieres hacer creer a la gente que con la independencia estaremos mejor, no me vale decir porque no tengo todas las competencias”.

Irregularidades en los ERTE de Vendrell

El juez hace referencia a las irregularidades de Vendrell “en relación a los trabajadores de sus empresas habiendo continuando trabajando a pesar de haberse acogido a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) como consecuencia de la pandemia sanitaria”.

En el sumario también se hace alude al control que todavía ejerce el exconsejero de Salud, Toni Comín, desde Bélgica, pues se le atribuye la designación “en un momento de emergencia sanitaria” de los nuevos altos cargos de Salud Josep Maria Argimon y Marc Ramentol.

Es decir “se evidencia que una persona que se encuentra fugada en Bélgica dirige los designios de un departamento de la Generalitat extremadamente controvertido por la gestión de la epidemia provocada por el coronavirus”.

Destacadas en Política