Menú Buscar
Intensidad de rechazo a los partidos políticos en función del estatus socioeconómico, con Ciudadanos y PP en cabeza / Fuente: TIME Consulting

Los más ricos de Barcelona castigan a Ciudadanos

Los barceloneses se pronuncian sobre el partido al que nunca votarían y PP y Ciudadanos salen perjudicados, según el sondeo de 'Crónica Global'

01.03.2019 00:00 h.
7 min

Barcelona en clave electoralEl rechazo a un determinado partido condiciona el voto final. Los barceloneses rechazan, con porcentajes elevados, a dos fuerzas políticas: al PP y a Ciudadanos, pero las diferencias se establecen también en función del estatus socioeconómico. Y los más ricos en Barcelona castigan especialmente a Ciudadanos, lo que rompe la idea de los que critican a su candidato, Manuel Valls, de que es el alcaldable de las elites o señala una mayor confusión entre la marca y el candidato. Hasta el 42,1% de los que se declaran de estatus alto, y el 42,6% que se consideran de estatus medio-alto, “no votaría en ningún caso” a Ciudadanos.

El tercer sondeo de Crónica Global sobre las elecciones municipales en Barcelona muestra esas diferencias, que contrasta con el otro partido que rivaliza en el rechazo de los barceloneses, el PP. Según la encuesta elaborada por Time Consultans, el porcentaje de rechazo a Ciudadanos desciende a medida que también baja el estatus socioeconómico. Sólo el 20% de los que se ubican en el estadio “bajo” no votarían nunca al partido de Albert Rivera. Ese porcentaje asciende al 24,7% en el caso de los barceloneses de clase “medio-baja”, y sube algo más, hasta el 29,2%, en el grupo que se declara como de estatus “medio”.

Elite barcelonesa

Ese conocimiento es importante para elaborar la campaña electoral. Ciudadanos lo sabe, porque en las elecciones autonómicas del 21 de diciembre obtuvo la victoria en la mayoría de distritos de Barcelona, y en algunos que habían sido feudo del PSC, con rentas más bajas que la media de la ciudad. Las elecciones ahora tienen otro carácter. Se trata de elegir un gobierno municipal. Pero, aunque Valls sí ha conectado con una parte de la élite barcelonesa, el partido que le da apoyo no tiene la confianza de las clases burguesas de la ciudad.

El caso del PP es el contrario. Y también contrasta con la naturaleza y el tipo de campaña que está ejerciendo su alcaldable, Josep Bou, un empresario que es capaz de estar presente en todo tipo de actos, y que habla de “subir y bajar persianas cada día”, en el sentido de abrir cada día el puesto de trabajo.

El caso del PP

El partido que dirige en Cataluña Alejandro Fernández obtiene un mayor rechazo entre las clases más populares. Hasta el 40% de los que se declaran de estatus bajo asegura que nunca votaría al PP. Ese porcentaje se reduce de forma significativa, hasta el 21,1% entre los que se ubican en el tramo “alto” de la escala social, y va aumentando a medida que baja el estatus, con el 37,9% en el estadio medio y el 42,4% en el “medio-bajo”.

También aparece Vox, aunque todavía hay pocos datos sobre su posible candidatura por Barcelona. Lo que destaca, en todo caso, es que no obtiene un rechazo enorme en ninguna escala social. El porcentaje más alto se sitúa entre los que se consideran de clase "medio-alta", con un 23,1%, y de clase baja, con un 25%. Se trata de un rechazo más transversal. Pero con porcentajes inferiores a PP y Ciudadanos, aunque en el sondeo se comprueba que a los electores todavía les falta información, y no se definen con claridad sobre el partido de Santiago Abascal. 

 

Partidos a los que no votaría en ningún caso

Fuente: TIME Consulting

Lugar de origen y voto

La correlación sociológica es directa, y muestra que en la propia ciudad de Barcelona conviven distintas comunidades, con códigos propios. Una de las cuestiones importantes que aparece en el sondeo es que destaca el rechazo a Ciudadanos entre los nacidos en Cataluña, o sus padres, con un porcentaje que asciende al 42%. Llevado a la lengua que se utiliza, los que contestan en catalán rechazan de forma significativa a Ciudadanos, con un porcentaje del 42,6%.

En el caso contrario, también se arrojan porcentajes importantes, pero no en esas proporciones. Los que contestan en castellano a la entrevista del sondeo de Time Consultans rechazan a ERC en un 9,4%, y a la CUP en un 4,1%.

El PSC, el menos rechazado

Los porcentajes de rechazo por parte de los votantes de un determinado partido muestran también el verdadero objetivo de la candidatura. En el caso de Manuel Valls es diáfano. El 26,2% de los que votarán a Valls no votarían nunca a Barcelona en Comú, el partido de Ada Colau. El 27,7% no lo harían por Esquerra Republicana, y el 10,8% no votarían a Podemos. En cambio, el porcentaje es menor respecto al PDeCAT. No lo apoyarían nunca un 7,7% de los votantes de Valls.

El PSC es el partido que menos rechazo presenta. Los porcentajes no superan el 4%, y sólo aparece uno mayor: se trata de los votantes de la CUP. Un 8,5% de esos electores, que tienen como alcaldable a Anna Saliente, nunca votarían a los socialistas.

 

Ficha técnica
Universo

Hombres y mujeres de 18 años y más, residentes en Barcelona ciudad con derecho a voto en las elecciones municipales.

Muestra

Se han realizado n=800 entrevistas, lo que supone la aceptación de un margen de error estadístico para el conjunto de la muestra del ± 3,53%, considerando p=q=50, con un nivel de confianza del 95,5%.

Fijación de la muestra : Proporcional a la distribución real de la población.

Procedimiento de muestreo : Polietápico, estratificado por conglomerados. La selección de las unidades primarias de muestreo (DM) de forma aleatoria proporcional, la de las unidades secundarias (hogares) a través de la selección aleatoria de teléfonos entre todos los registrados, y la de las unidades finales (individuos) bajo la fijación de cuotas cruzadas de género y edad.

Fechas campo

Realizado entre el 11 y el 19 de febrero de 2019.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información