Menú Buscar
Quim Torra y el resto de su Govern aplauden la intervención por videoconferencia de Carles Puigdemont en la presentación del Consejo de la República / EFE

El líder de los pseudohistoriadores del 'procés', subvencionado por el Govern

Las empresas del presidente del Institut Nova Història, conocido por sus surrealistas teorías, consiguen jugosas contrataciones de la Generalitat y el ayuntamiento de Barcelona

18.03.2019 09:19 h.
5 min

¿Te suena el Institut Nova Història (INH)? Es una entidad de pseudohistoriadores que dicen que Cervantes, Leonardo Da Vinci, Santa Teresa de Jesús o Cristóbal Colón eran catalanes y que denuncian la "manipulación de la historia desde Castilla". Su líder, Albert Codinas, a través de un entramado empresarial, se ha embolsado 6 millones de euros en dos años. 

La Generalitat, según explica El Confidencial, adjudicó un contrato en 2018 de monitoraje que lleva a cabo la Dirección General de Acción Cívica. El contrato se dividió en 24 lotes, con un coste de 3,8 millones de euros. De esos, diez se los llevaron las empresas Jan BCS y Tasca Serveis d'Animació por una cantidad de casi 1,9 millones de euros. El administrador único de estas dos sociedades es Albert Codinas, y una de las compañías tiene la sede social en la misma dirección que la entidad pseudohistórica. 

Dinero público

Además, la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD) tiene también una partida abierta de hasta 200.000 euros para la “gestión, organización, dinamización, coordinación, ejecución y valoración de los acontecimientos de la ACCD”. El contrato para gastar ese dinero fue adjudicado a Airun Servicios Culturales, sociedad de la que también es accionista Codinas, y obtuvo una puntuación de 100 puntos sobre 100. 

La empresa realiza diversas actividades: desde llevar la coordinación de la ACCD hasta la logística, la seguridad de actividades municipales en los parques de Barcelona o el “apoyo técnico a la Banda Municipal de Barcelona”. A esta sociedad se le otorgó un contrato por una cantidad total de 239.580 euros, según explica El Confidencial.  El líder de los pseudohistoriadores es, en realidad, el nexo común en un pool de empresas que ha sacado un buen pellizco de la Administración en los últimos años.

Partidas de Colau

Según datos del Ayuntamiento de Barcelona recogidos por el digital, solo de las gerencias y de los distritos, la compañía Airun obtuvo 33 contratos por 700.790,95 euros, mientras que Tasca Serveis d’Animació se hizo con 20 contratos por valor de 650.563 euros, Jan BCS obtuvo seis adjudicaciones por 76.402 euros e Ideafix Team, también vinculadase quedó con otros 12 contratos por valor de 120.563 euros. En otras palabras, 1,5 millones de euros de los fondos municipales.

No obstante, según información a la que ha tenido acceso El Confidencial, parece ser que adjudicaciones fueron muy superiores: Airun obtenía más de 400.000 euros del consistorio barcelonés a través de informes de vivienda con la finalidad del fomento de la inserción laboral de las personas en riesgo de exclusión, y otros 302.710 euros por “el diseño, producción y apoyo a la organización para acontecimientos deportivos y actos de promoción deportiva programados por el Institut Barcelona Esports”. Además, Aktes Serveis Integrals y Asac Negocis, también vinculadas, obtuvieron del ayuntamiento varios contratos menores en 2018 por valor de varias decenas de miles de euros. 

Radical 'indepe'

Este supuesto historiador secesionista ejerce al mismo tiempo como presidente de la de la Fundació INH, como miembro del patronato de Fundació Catalunya Estat, así como en la plataforma Sobirania i Justícia. Además, estuvo vinculado al Cercle Català de Negocis (CCN) y la plataforma Via Fora!, promotoras de la independencia. 

Codinas presentó, junto a la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, la candidatura independentista que quiere hacerse con el control de las cámaras de Comercio catalanas. El discurso del Institut Nova Història hace una revisión pseudohistórica en clave catalana, acusada por sus detractores de escaso rigor histórico. De hecho, catalanizan cualquier gran personaje de la historia ya que, según este colectivo, El Quijote se escribió en catalán y su versión en castellano era una "traducción".