Menú Buscar
Imagen de la actuación policial en Lleida el 1-O / EUROPA PRESS

La jueza sospecha del denunciante de un policía que le golpeó el 1-O

Absuelto el agente que dio un puñetazo a un joven que podría haber obstruido la ejecución de acuerdos judiciales

3 min

Una juez de Lleida considera sospechoso al joven que denunció a un policía por haberle golpeado en la mandíbula durante los disturbios del referéndum ilegal del año pasado en Lleida.

El fallo del juzgado de instrucción número 1 de Lleida no solo ha absuelto al agente de la Policía Nacional, sino que considera que el denunciante podría haber vulnerado la ley de seguridad ciudadana.

Policía absuelto

Efectivamente, el juzgado absuelve al policía, que propinó un puñetazo en la mandíbula a un joven durante una carga policial el 1 de octubre de 2017 en el colegio electoral de la Escola Oficial d'Idiomes de Lleida.

La jueza, que no da credibilidad a la versión del denunciante, ha estimado la petición de la Fiscalía, que considera que el denunciante podría haber incurrido en una infracción del artículo 36.4 de la Ley de Seguridad Ciudadana, que persigue "los actos de obstrucción que pretendan impedir a cualquier autoridad, empleado público o corporación oficial el ejercicio legítimo de sus funciones, el cumplimiento o la ejecución de acuerdos o resoluciones administrativas o judiciales, siempre que se produzcan al margen de los procedimientos legalmente establecidos y no sean constitutivos de delito".

Informe a la Delegación del Gobierno

El juzgado,, según publica el diario Segre, ha remitido copia de las actuaciones a la Delegación del Gobierno de Lleida por si hubiera infracción del artículo 36.4 de la ley de seguridad ciudadana, que contempla multas de entre 601 y 30.000 euros.

La abogada del joven, Nùria París, recurrirá la sentencia absolutoria y ha explicado que en el juicio no hubo testigos de parte del joven, porque había mucha gente y sus amigos estaban un poco alejados de él.

La vista, que se celebró el 26 de junio y en el que el agente declaró por videoconferencia desde Sevilla, fue el primero en Lleida por las cargas policiales contra votantes del referéndum del 1-O.