Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carles Puigdemont, invitado al derbi entre Córcega y Cerdeña, ha lamentado la muerte del activista corso Yvan Colonna / CG

Los independentistas ponen al Parlament a defender a un asesino corso

La CUP quiere que el Govern reclame a Francia, país que ha denunciado injerencias procesistas, un referéndum en Córcega y rinde homenaje al fallecido Colonna, condenado por asesinato

5 min

La actividad del Parlament no se reduce a los plenos y las comisiones, por mucha cuota mediática que estas reuniones acaparen. El grueso del trabajo de los diputados corresponde a iniciativas legislativas y propuestas de resolución. En los últimos años, la causa independentista ha centrado buena parte de esas actuaciones. Y aunque la cámara catalana ha entrado en una fase menos soberanista en comparación con los años álgidos del procés, en la que la gestión gana peso, su sombra es todavía alargada. E incluso alcanza niveles internacionales.

Mientras Cataluña sufre los estragos de la guerra en Ucrania, cuando a duras penas comenzaba a superar la pandemia, la CUP ha decidido embarcar al Parlament en la defensa del nacionalismo corso, en general, y de un activista condenado por asesinato, en particular: Yvan Colonna. Los antisistema negocian con ERC y Junts per Cataluña (JxCat) una propuesta de resolución (PR) para expresar todo su apoyo a las demandas del pueblo corso, que según ellos reclama la independencia de Córcega, isla que forma parte de Francia.

Demanda de "diálogo"

Asimismo, los cupaires pretenden que la cámara autonómica inste al Govern a que comunique al Estado francés “la demanda urgente del cumplimiento de las reivindicaciones democráticas y de diálogo mayoritarias de la sociedad corsa”. La PR prevé tramitar la adopción del acuerdo a la Asamblea de Córcega.

colonna
Manifestación de homenaje al independentista corso Yvan Colonna, muerto por la paliza de un interno en la cárcel donde cumplía condena por asesinato / CG

Injerencia en Francia

La iniciativa es todo un órdago para el presidente Pere Aragonès, pues supone una injerencia en los asuntos del Gobierno francés. En 2016, el Ministerio de Asuntos Exteriores galo presentó una queja oficial a la embajada de España en París por la resolución aprobada el 6 de octubre por el Parlament en la que se reclamaba el derecho de autodeterminación de la "Catalunya Nord", es decir, del departamento francés de los Pirineos Orientales.

Por el contrario, la propuesta de la CUP se ajusta a la intensa campaña que el líder de JxCat, Carles Puigdemont, ha hecho a favor de la soberanía corsa, así como de la sarda. Fue precisamente en Cerdeña donde, el año pasado, el fugado fue detenido y posteriormente liberado.

Puigdemont y Borràs, con Colonna

Pero es que, además, en la exposición de motivos de la PR --a la que no se pueden presentar enmiendas-- se alude al “asesinato” de Yvan Colonna, independentista corso que cumplía condena por la muerte de un prefecto francés. Colonna murió en la prisión de Arles tras ser agredido por otro interno. "Desde el Consejo lamentamos profundamente el asesinato del preso político Yvan Colonna. La lucha del pueblo corso es legítima y queremos reafirmar nuestro apoyo", escribió el Consejo para la República en un tuit que difundió el expresidente Puigdemont.

“Lamento la muerte de Colonna, símbolo del soberanismo corso. Su pena de prisión estuvo plagada de irregularidades y él siempre reivindicó su inocencia y un juicio justo. A favor, siempre, de los derechos de los pueblos y de la resolución pacífica de los conflictos”, aseguró la presidenta del Parlament, Laura Borràs, en la misma red social.

La CUP denuncia que “años después de que los nacionalistas ganaran el gobierno de la isla, el Estado francés todavía niega el diálogo y las soluciones que el pueblo de Córcega ha pedido mayoritariamente de manera reiterada”. En su iniciativa, alude a las 10.000 personas que, el pasado 20 de marzo, se manifestaron en Bastia “exigiendo conocer la verdad sobre Colonna, para pedir la liberación de todos los patriotas rehenes del Estado francés y el reconocimiento de los derechos nacionales del pueblo corso y el inicio de una solución política”.