Menú Buscar
Quim Torra, presidente catalán, durante la reunión semanal del Govern, esta vez por videoconferencia por el confinamiento / EFE

Un juez investiga las trabas del Govern al Ejército en Sabadell

El titular de la sala de Instrucción número 3 incoa diligencias previas por los obstáculos de la Generalitat al hospital de campaña contra el Covid-19

6 min

Investigación abierta. El juzgado de Instrucción número 3 de Sabadell ha incoado diligencias previas por las trabas del Gobierno catalán al hospital de campaña del municipio de Barcelona, en el que colabora el Ejército y al que la Generalitat de Cataluña puso ayer obstáculos al verlo demasiado militar. La sala de guardia del municipio barcelonés ha emitido un auto de incoación de diligencias previas al considerar que los hechos podrían ser constitutivos de delito.

Según ha podido saber este medio de fuentes judiciales, el juzgado ha emitido el auto de incoación tras la querella presentada ayer miércoles por el abogado barcelonés Esteban Gómez Rovira. La decisión, prima facie, no presupone culpabilidad de Quim Torra, presidente catalán, ni Alba Vergés, consejera autonómica de Salud, sino que se enmarca en la necesidad de esclarecer por qué se bloqueó el montaje del hospital de campaña. El juez de guardia emite su orden al amparo del artículo 777.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim). Tras ello, el magistrado podrá ordenar a la policía judicial que practice las diligencias necesarias para saber quién en la Consejería de Salud o el CatSalut, su aseguradora pública, dio las órdenes de retrasar el montaje del hospital provisional que ayudará en la lucha contra la pandemia. La ley establece que el juez debe informar también a Fiscalía del procedimiento previo.

Marta Farrés actualiza la información sobre el estado del montaje del Hospital Temporal en Sabadell / AJ SABADELL

A la espera de recabar información

La decisión del juzgado de Instrucción número 3 de Sabadell de emitir un auto de incoación de diligencias previas --con número 404/2020-AG-- supone que el magistrado pedirá ahora que Mossos d'Esquadra u otro cuerpo de seguridad recabe información sobre qué personas o estamentos bloquearon la construcción del hospital de campaña de Sabadell. La petición de información podría llegar también a la alcaldesa de la ciudad metropolitana, Marta Farrés (PSC), quien ayer denunció públicamente el caso y pidió al Govern acelerar las decisiones para que la instalación provisional esté operativa antes del 10 de abril.

denuncia hospital sabadell
Los efectivos del Regimiento de Especialidades de Ingenieros (REI11) desplegados en Sabadell (Barcelona) para montar el hospital de campaña / EFE

Ello es importante porque el hospital provisional ayudará a drenar de enfermos la Corporación Sanitaria Parc Taulí de Sabadell, el hospital de referencia de la ciudad, sí, pero también de otros municipios vecinos. En total, hasta 400.000 personas dependen de este centro sanitario. Con el azote de la pandemia, este equipamiento público --el Servicio Catalán de Sanidad (CatSalut), tiene mayoría en su consejo de gobierno [ver aquí]-- se ha tensionado y acercado al abismo, con la UCI saturada y diversas plantas de hospitalización al límite. No ha ayudado el hecho de que el nuevo servicio de Urgencias esté aún en construcción.

El Govern pone trabas al hospital de campaña por el Ejército

La grave situación del hospital público local, muy congestionado igual que el resto de la red, no fue argumento suficiente para que el Gobierno catalán se pusiera a trabajar con la debida celeridad en Sabadell. Tal y como adelantó este medio, el CatSalut bloqueó ayer miércoles la construcción de un equipamiento auxiliar de campaña con 240 camas en la pista cubierta de atletismo porque lo veía demasiado militar. Lo hizo pese a que la construcción lleva días en marcha gracias al ayuntamiento, Médicos sin Fronteras y el Ejército, que ha destinado a unos 40 miembros del REI11 venidos de Salamanca. El Ejecutivo de Torra y su aseguradora pública, no obstante, pararon el proceso de montaje al considerar demasiado militar la configuración del hospital de emergencia. La oposición montó en cólera y anunció preguntas parlamentarias. Los vecinos alertaron también de que el Govern "ni hace ni deja hacer en Sabadell". La primera edil, por su parte, advirtió de que "necesitan esas camas".

La polémica actuación --el juez dirá si supuestamente delictiva cuando avancen las actuaciones-- del Gobierno catalán en Sabadell no es el primer desaire independentista al Ejército desde que empezó la pandemia del SARS-CoV-2. Con anterioridad, los militares, en este caso la Unidad Militar de Emergencias (UME), ya toparon con obstáculos del Govern en Cataluña para desinfectar 40 residencias de personas mayores, unos centros que han sido duramente golpeados por el patógeno, con más de 360 muertes de ancianos en la región. Hoy, la consejera de Salud, Alba Vergés, ha tratado de tender puentes con las Fuerzas Armadas, admitiendo que les han pedido personal sanitario. Ello contrasta con otras posiciones de compañeros suyos en el Govern, como Miquel Buch, consejero catalán de Interior, quien días atrás rechazó la ayuda del estamento militar para bregar contra el virulento microorganismo.