Menú Buscar
El exalcalde socialista de Barcelona, Jordi Hereu / CG

Hereu: “Nada de mambo, esto es caer en el abismo”

El exalcalde socialista de Barcelona critica que la situación en el Parlamento salpique al consistorio

3 min

Si no se revierte la situación en Cataluña, que al parecer ya es imposible, se romperá todo. Es el mensaje que ha lanzado este jueves el exalcalde socialista Jordi Hereu en una intervención en el Círculo Ecuestre de Barcelona. “Nada de mambo, este es caer en el abismo”, ha dicho.

Hereu ha lamentado que se haya llegado hasta este episodio de “mañanas sincopadas” que se ha alcanzado a través de un independentismo unilateral peligroso. “¿Si teníamos que ser más pueblo, por qué estamos ahora más divididos?”, ha preguntado.

Dos sensibilidades

El dirigente socialista ha recordado que “mucha gente ha implorado diálogo y negociación” desde hace seis años y que la situación actual ha consolidado sensibilidades tan dispares como aspirar a tener Estado propio o quienes se consideran españolistas.

No se anda por las ramas, “ante la legalidad o no, escojo legalidad”. No es ninguna sorpresa que Hereu no es independentista, pero lo ha recordado y ha mostrado su respeto hacia todas las posiciones, por lo que ha pedido un compromiso por Cataluña y que se acabe “la lucha de propagandas”.

El exalcalde socialista ha criticado que la situaciones hayan salpicado al Ayuntamiento de Barcelona y ha hecho referencia al pleno extraordinario de este jueves en el que Collboni no ha podido debatir su propuesta de rechazo al 155 y a la DUI. “Se han expresado los delirios que contaminan a Barcelona”.

Huida de empresas

Y, en su opinión, España solo será plural si existe una Ciudad Condal fuerte y “el proyecto de querer debilitar España pasa primero por debilitar Barcelona”. No hay que recibir “tan alegremente” los enfrentamientos, propone. Y recuerda que las empresas que se han ido de Cataluña representan un 30% del PIB. “¿A quién venderemos? ¿A Venezuela? ¿A Kosovo? ¿A Ucrania?”. Aplausos en la sala.

Los pactos, según Jordi Hereu, requieren de liderazgo y, para ello, hace falta representación y fuerza política en las instituciones. No guiarse únicamente por lo que pasa en la calle.