Menú Buscar
El presidente catalán Quim Torra (d) y el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, en el Parlamento de Cataluña / EFE

La Generalitat renuncia a financiarse a través del FLA

El vicepresidente Pere Aragonès anuncia que dejarán el fondo a partir del 1 de enero y que, en su lugar, Cataluña se acogerá al Fondo de Facilidad Financiera

29.12.2018 09:46 h.
3 min

La Generalitat de Cataluña dejará de financiarse a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) a partir del 1 de enero. Así lo ha anunciado el vicepresidente y consejero de Economía del Gobierno catalán, Pere Aragonès, que ha asegurado que, a partir de ahora, se acogerá al Fondo de Facilidad Financiera (FFF), como paso previo a volver a obtener dinero en los mercados financieros.

"Dejaremos el FLA el 1 de enero. Cataluña lo abandona y nos vamos al FFF como paso previo a financiarnos en los mercados. Eso nos dará más libertad frente a un Estado que utiliza esta cuestión para recentralizar políticamente", ha asegurado Aragonès en declaraciones a la agencia ACN difundidas por TV3.

6.713 millones de euros para 2019

La Generalitat valora que el FFF, otro fondo proporcionado por el Ministerio de Hacienda, es más flexible con los controles que el FLA. Para el consejero de Economía, esta decisión es una "señal de la salud financiera" de la administración.

Según publica El Confidencial, el gobierno catalán solicitará 6.713 millones de euros al FFF. Una cantidad inferior a los 8.727 millones de deuda catalana que el FLA cubrió en 2018.

Menos intereses

El FFF es un fondo disponible para aquellas autonomías que cumplen con los límites de déficit, les concede mayor margen de actuación, y ofrece el dinero a un precio más bajo. El FLA se creó en 2012 para ayudar en casos de déficit mayores a los exigidos, lo cual conlleva un mayor control de las cuentas de los gobiernos regionales, e intereses más altos. En el caso de Cataluña, sus costes en 2018 fueron del 0,84%. Con el FFF, según el Govern, rondarían el 0%.

El Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), establecido por el Gobierno en 2012 para facilitar la financiación de los déficits de las CCAA, ha permitido a la Generalitat ahorrarse desde entonces más de 10.000 millones de euros tan sólo en intereses.

Aragonès, por otra parte, confía en poder aprobar los presupuestos de la Generalitat y descarta una convocatoria de elecciones anticipadas.