Menú Buscar
Ada Colau ante la Moncloa y la cartera de ministra / FOTOMONTAJE DE CG

Las generales frustran los planes de Colau de ser ministra

La alcaldesa aspiraba a ser cabeza de lista tras unas municipales poco prometedoras para la activista, quien ha apalabrado la cartera de Vivienda con Iglesias si hay pacto con el PSOE

14.03.2019 00:00 h.
6 min

La convocatoria del 28A ha trastocado los planes de los partidos políticos, que han asistido a cambalaches internos para mover piezas entre candidaturas a las elecciones generales, municipales y europeas. Entre los damnificados de esa disolución de las Cortes se encuentra Ada Colau. Según ha podido saber Crónica Global, la alcaldesa tenía previsto ser cabeza de lista en las generales por Barcelona. Su objetivo: ser ministra de Vivienda.

Así lo tenía apalabrado con Pablo Iglesias, líder de Podemos, en el supuesto de que esta formación llegue a un pacto con el PSOE en la próxima legislatura. Las encuestas son favorables a Pedro Sánchez y, a día de hoy, apuntan fuentes sociales, resulta muy difícil vislumbrar un acuerdo de gobierno con Ciudadanos. Y aunque las fechas electorales han alterado los planes de Colau, fuentes de su entorno apuntan a que su idea de dar el salto a Madrid se mantiene y podría producirse tras los comicios municipales de mayo.

Los comicios no pintan bien para Colau

Unos comicios que no pintan demasiado bien para la dirigente de los comunes, que irrumpió a lo grande en la política municipal en 2015 y que, cuatro años después, arroja un balance gestor lleno de desaciertos, crisis internas y proyectos fallidos.

Estimación de resultados en las elecciones municipales por Barcelona / CG

Encuesta sobre las futuras elecciones municipales publicada por 'Crónica Global'

Según la encuesta elaborada por Time Consultants para Crónica Global a finales de febrero, es Esquerra Republicana de Catalunya la que ganaría las municipales en Barcelona. Así, Ernest Maragall obtendría un apoyo ciudadano parecido al que consiguió la candidatura de Colau en los últimos comicios de 2015. El exconsejero de Exteriores se haría con el 25,6% de los votos, mientras que Barcelona en Comú lograría ahora el 19,4% de los votos. El socialista Jaume Collboni sería la tercera fuerza municipal, con el 13,6% de los apoyos, lo que le colocaría en una posición decisiva, pues en su mano estaría decantar el gobierno municipal a un tripartito de izquierdas o impedir la investidura de un candidato independentista.

Hablado con su entorno familiar

En cualquier caso, si se confirman estos datos, Colau dejaría de liderar el gobierno municipal. De ahí que sus objetivos pasen ahora por Madrid. “Lo tenía hablado y decidido con su marido y con Pablo Iglesias, pero el adelanto de las generales le ha pillado con el pie cambiado”, explican esas fuentes de su entorno. Será Jaume Asens quien encabece una candidatura al Congreso que, en principio, ella debía encabezar después de las municipales, a las que no puede renunciar.

Y es que, a pesar de que la marca Colau pierde fuelle, la activista sigue siendo el valor más importante que tiene esa confluencia de izquierdas difícilmente ingobernable que en estos cuatro años ha asistido a deserciones --Xavier Domènech--, transfuguismo --Elisenda Alamany y Joan Josep Nuet se han pasado a ERC-- y rebeliones internas --federalistas e ICV recelan del soberanismo que representa Asens--.

Pasado activista

La experiencia de Colau como activista antidesahucios la convierte, según Iglesias, en una excelente candidata a ministra de Vivienda, aunque estos cuatro años de gestión municipal ha sido bastante errática en esta materia.

Hace seis años, cuando la dirigente de Barcelona En Comú no era siquiera alcaldesa, Pablo Iglesias aseguró en su programa televisivo en La Tuerka que le gustaría que Colau fuera ministra de Vivienda.

“Ada tiene agallas, me encantaría volver a verla en el Parlamento --había hecho una comparecencia en el Congreso--, pero como ministra de vivienda, en un Gobierno en el que me van a permitir que me reserve la cartera de Interior”.

Desde entonces han pasado muchas cosas. Podemos ha perdido fuelle, pero también ínfulas incómodas para el PSOE, donde se ha hecho fuerte el sanchismo frente a una vieja guardia reacia a pactar con los antisistema. Las encuestas internas de los socialistas de cara al 28A otorgan buenos resultados a esta formación, pues el tridente formado por PP, Ciudadanos y Vox no sumaría. Las relaciones entre Sánchez y Albert Rivera están tan enconadas en la actualidad que se hace difícil pensar en un gran acuerdo de gobierno, como plantean algunos sectores sociales y económicos para evitar que Vox avance terreno en las instituciones tras las elecciones andaluzas. Por tanto, el socio preferente del PSOE en estos momentos es Podemos. Y ahí quiere estar Colau.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información