Menú Buscar
Una imagen de la manifestación convocada por la ANC en Berna (Suiza) / Twitter

El gallego que se juega la expulsión de Suiza por defender a España

La policía prohíbe a Diego del Río, nacido en el país helvético, acercarse al acto de la ANC en Lausana tras difundir vídeos sobre la violencia radical: la embajada le insta a denunciar

5 min

Miércoles, 19 horas. Diego del Río, hijo de padres españoles afincados en Suiza, recibió una inquietante llamada teléfonica en la que dos inspectores de la policía de Lausana le emplazaban a acudir a la comisaría. “Me dijeron que querían verme, pero no el motivo. Así que fui, para no tener problemas. Para mi asombro, me comunicaron que no podía acercarme a la concentración de la ANC del sábado porque, si lo hacía, me arrestarían y me expulsarían de Suiza”, explica a Crónica Global.

Se refiere al acto que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha convocado mañana sábado a las 17 horas en la Place de l’Europe de la citada ciudad suiza para apoyar a los presos  independentistas. La ANC coorganiza la concentración, donde 4.000 bombillas formarán la silueta de un lazo amarillo, junto al centro catalán Lausana-Ginebra.

suiza anc
Cartel sobre el acto de la ANC en Lausana

La intervención policial se produjo después de que este joven de 30 años colgara en las redes sociales vídeos con los altercados violentos que se han producido estos días en Barcelona tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre el referéndum del 1-O.

A cinco kilómetros del centro de Lausana

Según Del Río, los policías le dijeron que mientras se desarrollara el acto de la ANC, mantuviera una distancia mínima de cinco kilómetros con el centro de Lausana.

El caso ha indignado a Catalunya Peuple d’Espagne (CPE), entidad dedicada a combatir la propaganda secesionista en el extranjero. Su presidente, François Meylan, se ha puesto en contacto con el comandante Olivier Botteron, jefe de la policía de Lausana, quien le ha asegurado que investigará lo ocurrido.

Por su parte, la Embajada de España ha aconsejado al afectado presentar una denuncia ante el Fiscalía contra los dos policías. “Diego tiene derecho a caminar el sábado por el centro de Lausana”, afirma Meylan.

La complicidad suiza con Puigdemont

Del Río, hijo de padres gallegos, nació en Suiza y hace cinco que reclama la nacionalidad helvética. Hace trabajo social en una fundación que ayuda a personas con discapacidad o que están en situación de riesgo.

“La semana pasada intentamos organizar una manifestación para apoyar a los policías que intervinieron, pero no nos dejaron”, explica Del Río, tras denunciar la complicidad que, a su juicio, tienen las autoridades suizas con el independentismo catalán.

Reunión de Carles Puigdemont con diputados de Suiza en abril de 2017, país convertido en uno de los epicentros de la diplomacia catalana / EUROPA PRESS
Reunión de Carles Puigdemont con diputados de Suiza en abril de 2017, país convertido en uno de los epicentros de la diplomacia catalana / EUROPA PRESS

Tal como ha publicado este medio, Carles Puigdemont ha elegido Suiza como uno de los epicentros de su campaña contra el Estado español. Incluso hay rumores sobre el posible traslado de residencia del expresidente catalán, que se fugó a Bélgica convencido de que podría arrancar complicidades de las instituciones europeas con el procés. Nada más lejos de la realidad.

¿Por qué Suiza?

Este país apoyó la independencia de Kosovo, es sede de importantes organismos internacionales y un enclave financiero fuera de la Unión Europea. Es aquí, en Suiza, donde el pasado mes de julio Puigdemont convocó a representantes de Junts per Catalunya, ERC, CUP, ANC y Òmnium para intentar recomponer el fracturado espectro separatista. En este país viven la cupaire Anna Gabriel y la secretaria general de ERC, Anna Rovira, tras huir de la Justicia española. En junio, Puigdemont asistía a la sesión inaugural del Foro Internacional Crans Montana, organizado por esta ONG suiza en Ginebra. Ya lo hizo en 2018. 

En abril de 2017, una delegación de diputados suizos viajó a Cataluña para conocer de primera mano el procés y reunirse con el entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.