Forcadell da un golpe de mano y toma el control del boletín del Parlament

El secretario general de la Cámara había dado orden expresa a los funcionarios de la publicación de no editar nada relativo a la norma para convocar el 1-O

3 min
El vicepresidente primero del grupo parlamentario de Junts pel Sí, Lluís Guinó, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, en los pasillos del parlament en un receso / EFE
06.09.2017 13:13 h.

La tramitación de la ley del referéndum en el Parlamento catalán ha empezado con una ilegalidad en el mecanismo en el que se ha usado para publicar la norma en el Boletín Oficial de la Cámara (BOPC). La presidenta, Carme Forcadell, ha tomado ella el control de este instrumento de información pública para que el documento saliera a la luz.

Ella y otros diputados de Junts pel Sí han impulsado la publicación, según ha reconocido ante los miembros de la mesa. Forcadell asegura que el reglamento no dice quién debe autorizar las publicaciones del BOPC, y que por eso los cuatro miembros de la Mesa de JxSí han decidido su publicación, sin tener en cuenta la opinión del secretario general de la Cámara.

Vía inaudita en la democracia

Ha decidido tomar esta vía inaudita en la historia de la democracia ante la negativa del secretario general del Parlament, Xavier Muro, de publicarlo. De hecho, el alto funcionario había dado orden a los trabajadores de la Cámara de no tramitar nada relativo a la norma para convocar la votación del 1-O ante las consecuencias legales del proceso. 

Muro y letrado mayor de la institución, Antoni Bayona, habían presentado poco antes un informe a la mesa en el que recordaban que la ley del referéndum era institucional y no se podría tramitar en la sesión. Forcadell ha pasado de este documento. Incluso se ha negado a leerlo a los miembros de la mesa en la segunda reunión del día.

Bronca con la oposición

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, ha sido el primero en salir en el Congreso de los Diputados a valorar esta actuación. La ha tildado de “golpe a la democracia”.

La Cámara catalana se ha convertido en un circo. La sesión se ha suspendido en dos ocasiones y la bronca entre Junts pel Sí y la CUP por un lado y PSC, Ciudadanos, PP y CSQEP por la otra es constante.

La oposición apuesta por derivar en el pleno las decisiones que se han sometido a debate en la mesa y no se han admitido a trámite. Intentan que como mínimo se escuche en el hemiciclo las consideraciones sobre la falta de democracia del proceso.

¿Quiere hacer un comentario?