Menú Buscar
El presidente del Parlament, Roger Torrent, junto a la decana del Colegio de Abogados de Barcelona, Maria Eugenia Gay

¿La Fiscalía debe querellarse por calumnias contra Torrent?

Se multiplican las voces que desde el Ministerio Fiscal reclaman acciones penales contra el presidente del Parlament tras su discurso en el Icab

3 min

Se suceden la voces en la Fiscalía de Barcelona que desean una acción penal de la Fiscalía General del Estado contra el presidente del Parlament, Roger Torrent, por calumnias.

El pasado viernes, durante su discurso institucional en la sala de actos del Colegio de Abogados de Barcelona, Torrent habló de la situación política en Cataluña y tildó de "presos políticos" a los Jordis, al exvicepresidente Oriol Junqueras y al exconseller de Interior Joaquim Forn. No sólo eso, ante la atónita mirada de la cúpula judicial y del ministro de Justicia, Rafael Catalá, Torrent dijo que los cuatro dirigentes políticos antes mencionados “están presos sin motivo”.

No más ataques

“Eso equivale a decir que hemos prevaricado, es decir, que los jueces y fiscales que hemos tenido alguna relación con las causas del procés hemos dictado resoluciones a sabiendas de que son falsas. Eso es simplemente una calumnia que no tenemos que aguantar​”. Así se ha manifestado una fuente de la Fiscalía de Cataluña en conversación con este medio.

No se trata de voces aisladas. Son varios los portavoces del ministerio público que no esconden su indignación por las palabras de Torrent y que reclaman, en consecuencia, acciones enmendadoras. Para los fiscales, las palabras de Torrent no se produjeron en el marco de un acto de partido sino en un foro jurídico y en un uso de la palabra derivado de su cargo institucional. Eso confiere a aquellas palabras la condición de ataque frontal a la independencia judicial: “No podemos dejarlo ahí como si nada, resignándonos una vez más a ser el objeto de criticas maliciosas”.

Torrent, a lo suyo

En caso de que la Fiscalía finalmente decidiera interponer acciones penales contra Torrent, la querella recaería en la sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Uno de los magistrados que abandonó el salón de actos del colegio de abogados fue el presidente del TSJC, Jesús Barrientos.

“El plante” de la cúpula judicial catalana ante Torrent se produjo de forma espontánea. “Ni los fiscales ni los jueces pactamos ninguna actuación conjunta previamente”, ha dicho una fuente próxima al TSJC. Este medio ha podido saber, sin embargo, que la decana del colegio de abogados, Maria Eugènia Gay, pidió a Torrent que, en su discurso, no abordase el asunto de los presos ni de las causas judiciales del procés, dado el cariz institucional que tenía el acto festivo de Sant Raimon de Peñafort. Torrent no hizo caso.