Menú Buscar
El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, durante una comparecencia en el Parlamento catalán / EFE

La factura del viaje de Ribó a la final de Champions, en el sumario del 3%

La Guarda Civil aporta nuevos documentos sobre el vuelo, que tuvo un coste de 39.000 euros, y que el Síndic reconoció que había sido un "error"

3 min

El viaje que el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, realizó a Berlín con motivo de la final de la Champions de 2015 se ha incorporado a la trama judicial del 3%. Este se trasladó en vuelo privado junto a su hija en una expedición que corrió a cargo del empresario Jordi Soler Paredes, presidente del Grup Soler e imputado por la presunta financiación ilegal de Convergència.

Los documentos con las facturas del vuelo y de las entradas para ver al Barça contra la Juventus de Turín han sido aportadas por la Guardia Civil al sumario del 3%, según El Confidencial. En concreto, se trata de un importe total de 39.900 euros costeados por el constructor para que el Síndic y su hija volaran en un Dassault Falcon 900 EX.

Comparecencia en el Parlament

De hecho, el viaje de Ribó a la final de la Champions ya fue denunciado por Ciudadanos en el Parlament, que acusó al Síndic de ser un "vividor del procés". En una comparecencia ante la cámara catalana, reconoció que había sido un "error y un exceso de confianza", al tiempo que negó conocer a Soler y a la mayor parte de personas que viajaban en el avión.

El Síndic está en el ojo del huracán por sus polémicas declaraciones con las que justificó la alta lista de espera de la sanidad catalana por la llegada de personas de otras comunidades que vienen a operarse. Asimismo, ha trascendido que este también logró detener temporalmente el plan urbanístico de Das (Girona), su pueblo de veraneo. Ribó frenó la ampliación del aeródromo de La Cerdanya en menos de un mes.

Entre la documentación aportada por la Guardia Civil con respecto al viaje a Berlín, también figuran como acompañantes de la comitiva de Ribó el exdirector de Infraestructures.cat Josep Antoni Rosell o Francesca Guardiola, hermana del exentrenador del Barça Pep Guardiola y en ese momento directora de Relaciones Exteriores de la Generalitat. En total, había 14 pasajeros, entre los que figura el propio Soler, según el medio digital.