Menú Buscar
Carles Puigdemont con sus fieles Aurora Madaula, Francesc de Dalmases, Clara Ponsatí y Lluís Puig (d) / EFE

El entorno de Puigdemont tilda de 'crimen' la gestión de ERC en las residencias

Agustí Colomines, miembro de Acció per la República, abunda en la guerra entre los socios del Govern y apunta a la dimisión del "desaparecido" consejero Homrani

3 min

El entorno de Carles Puigdemont, esto es, sus ideólogos de cabecera, han aprovechado la dramática situación de las residencias catalanas provocada por el coronavirus, para promover la dimisión del consejero de Asuntos Sociales, Chakir El Homrani (ERC), cuya gestión califican de "crimen". Acció per la República abunda así a la guerra entre Junts per Catalunya y los republicanos, quienes gestionan los departamentos de Salud y Asuntos Sociales. Precisamente hoy se celebra una reunión entre el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el sector de las residencias.

Entre los líderes de Acció per la República, muy ligada al partido de Puigdemont Crida per la República, está Aurora Madaula, diputada en el Parlament y miembro del Consell per la República y Agustí Colomines, exdirector de la fundación convergente CatDem.

Colomines es precisamente quien, a través de un artículo, propone la dimisión de Homrani. "La falta de previsión ha sido letal y la gestión gubernamental un crimen. Uno de los desastres que el Gobierno de la Generalitat debería revisar en profundidad es, precisamente, la gestión de las residencias geriátricas. Si el presidente del Parlament (Roger Torrent, también de ERC) no estuviera paralizando la actividad parlamentaria --tal como denunciaba nuestra compañera Aurora Madaula--, encabezando un boicot activo a la democracia representativa, ya haría días que habrían pedido dimisiones".

"Un departamento imposible"

"Para empezar --añade--, la del consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir El Homrani, desaparecido del mapa. Tal vez la culpa no es exactamente del consejero, sino de la estructura de un departamento imposible, en el que la gestión de la vejez y de las residencias geriátricas es una gota de agua en un mar inmenso".

"El Covid-19 nos ha hecho descubrir, aunque haya sido dramáticamente, que habrá que planificar muy bien el futuro si no queremos volver a caer en el colapso que hemos visto estos días en las residencias de ancianos, donde el virus se ha paseado como quien está en su casa", afirma el historiador.