Menú Buscar
El exalcalde convergente Xavier Trias, junto a Willy Muller (3d) y Antoni Vives (4d)

El entorno convergente boicotea la ‘comisión Trias’ sobre Barcelona Regional

Antoni Vives y cinco implicados más se niegan a comparecer ante los investigadores de la gestión de CiU frente a las irregularidades de la compañía

24.01.2018 00:00 h.
3 min

La comisión de investigación en materia de urbanismo que salpica al exalcalde convergente de Barcelona Xavier Trias afronta una nueva sesión pública este miércoles a las diez de la mañana en el consistorio barcelonés. Y a ella solo acudirá uno de los seis citados a declarar.

La reunión, promovida por el grupo municipal de Ciudadanos y presidida por el concejal de la formación naranja Santiago Alonso se centra en analizar la gestión municipal del líder del PDeCAT en el ayuntamiento durante el periodo 2011-15.

Antoni Vives, citado

En aquel periodo se detectaron algunas irregularidades con la compañía Barcelona Regional (BR), como el gasto de dos millones de euros en proyectos excesivamente caros en el extranjero y que eran claramente antieconómicos, según una auditoría.

La junta de portavoces votó que se llamara a declarar a varias personas clave en la compañía, entre ellos al exconcejal de CiU Antoni Vives, imputado en el caso 3% y acusado de delitos de malversación, prevaricación, tráfico de influencias, alteración de precios y subastas públicas, cohecho y organización criminal.

Comparecerá el director adjunto

Vives no comparecerá en la sesión de este miércoles. Como tampoco lo harán Willy Müller, director general de BR; Jesús Arévalo Bravo, trabajador; Antoni Miquel Cerveró, trabajador, y Alejandro Rocabert, director de relaciones internacionales de la compañía.

El único que se presentará ante todos los portavoces de los grupos municipales en la comisión de investigación será Antoni Alarcón, adjunto a la dirección de BR. El simple hecho de que se presente voluntario para dar explicaciones lleva a pensar que o bien su implicación no fue tal, o bien tiene información de vital importancia que salpica a los compañeros que no pretenden hacer declaraciones al respecto.

Retraso de seis meses

Esta comisión de investigación se aprobó en el pleno municipal del pasado 26 de mayo y tuvo sus inicios con casi seis meses de retraso. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la suspendió hasta en dos ocasiones basándose en la premisa de la situación excepcional que vivía la política en Cataluña meses atrás.