Menú Buscar
Botón de activación del artículo 155 / FOTOMONTAJE DE CG

Desconcierto independentista ante la aplicación del 155

A las dudas sobre el procedimiento a seguir para aprobar la DUI se añade la propuesta de Podem de abrir un proceso constituyente que podría generar amplios consensos parlamentarios

20.10.2017 00:00 h.
5 min

Carles Puigdemont volvió ayer a mover ficha, asegurando que procederá a votar la declaración formal de independencia si el Gobierno aplica el artículo 155 de la Constitución española. Sin embargo, la amenaza del presidente catalán ha provocado una nueva pugna entre las formaciones separatistas sobre el procedimiento que se debe seguir para levantar la declaración unilateral de independencia (DUI), suspendida el pasado 10 de octubre.

Mientras la CUP tiene muy claro que es necesario aprobar cuanto antes la independencia, incluso sin necesidad de votar en un Pleno “autonómico” —los antisistema mantienen suspendida su actividad parlamentaria—, Junts pel Sí (PDeCAT y ERC) duda respecto al formato y no tiene tanta prisa. Estudia si votar la independencia en el Debate de Política General, en un Pleno monográfico o durante una comparecencia de Puigdemont.

El presidente de la Generalitat prefiere esperar a que se celebre el Consejo de Ministros extraordinario anunciado para este sábado, en el que se decidirán las medidas que conllevará la aplicación del 155.

En el programa electoral de CSQP

A esta pugna entre independentistas se ha añadido una propuesta inesperada y difícilmente rechazable, lanzada por el secretario general de Podem, Albano Dante Fachín, consistente en abrir un proceso constituyente que podría generar amplios consensos parlamentarios.

Fachín rechaza tanto la aplicación del 155 como la aprobación de la DUI. "No somos independentistas, no se nos puede pedir que apoyemos una vía que no es la que hemos defendido y no empezaremos a defender ahora", dijo, pero tendió la mano para formar “un frente democrático". En este sentido, recordó que el proceso constituyente forma parte del programa electoral de CSQP (que se puede leer en este enlace). En efecto, la coalición contempla como ideario un proceso constituyente que “no prefigura el resultado final de la relación que Cataluña deba tener con el resto del Estado: una república catalana es tan compatible con un horizonte independentista como con uno federalista o confederalista”.

“Es la contribución que desde Cataluña podemos hacer a la ruptura del Régimen de 1978 en todo el Estado”, añade el programa de CSQP.

A título personal

Fachín propuso ayer esta fórmula a título personal, pues las relaciones del podemita con el resto del grupo parlamentario de CSQP están muy deterioradas debido a la pugna interna que precedió a la creación de Catalunya en Comú y en la que quedó relegado.

“A una DUI, CSQP votaría no. Y es cierto que el proceso constituyente está en nuestro programa. Deberíamos ver cómo se hace, pero podría ser un punto de encuentro”, admiten fuentes del grupo parlamentario. Muy posiblemente, CSQP nunca previó que el proceso independentista avanzara tanto. Y durante muchos meses, se ha acusado a la órbita podemita, así como a los comunes liderados por Ada Colau, de mantener una postura ambigua por tacticismo.

Pero la propuesta de Fachín ampliaría de forma muy sustancial la mayoría parlamentaria soberanista, lo que reforzaría el mensaje que se quiere dar a la comunidad internacional. “La propuesta va en la línea de desencallar la situación, no va contra de nadie, e incluye la idea de un referéndum legal y pactado”, explican fuentes de Podem. Una idea que incluso podría secundar PSC.

Esta formación ha mantenido contactos en los últimos meses con ERC y la CUP para sondear sus posiciones. Los antisistema se muestran más inamovibles en su apuesta por la creación unilateral de la república catalana, mientras que en la formación republicana, el proceso constituyente no provoca tanto rechazo. Los dirigentes de PDeCAT, por su parte, son más sensibles a esa fase de diálogo que a los efectos traumáticos que conllevan una DUI.